Mi lista de blogs

viernes, 5 de octubre de 2007

EL BESO...





Hoy podemos hablar de besos...

Un beso no se le da a cualquiera... ¿o le dais a cualquiera un beso?

¿El sexo es amor?... pero, ¿y el beso?

No siempre...

Entonces, ¿cual es la diferencia entre un beso por amor y un beso?...

Un beso en la boca... cuando los labios se atraen... entreabiertos... se rozan, se juntan y se vuelven a separar... se intentan mordisquear... se disfruta el momento... la boca entreabierta invita a entrar... notas su lengua tras los labios, la llamas con la tuya, se rozan, las bocas se abren algo más... las lenguas se encuentran y se intentan mezclar... como si quisieran unirse para siempre...

Si, ya es viernes...

Es una forma de empezar...

Buen fin de semana.


P.S. Muchos de nosotros nos conocimos en el mismo origen... Diógenes surcó el blog de nuestro inicio desde mayo del año pasado... y en él... reconozco que he conocido a mucha gente... gente especial, con sus búsquedas particulares, su deseos... y sus anhelos... nunca he renegado de una franca amistad nacida en estos medios y por tanto os comunico que otro de nuestros conocidos navega también por su cuenta... Es Viktor Laszlo... Disfrutad de sus enriquecidos textos, amplios, profundos y sinceros...

http://www.blueparrotblog.blogspot.com/

13 comentarios:

Anónimo dijo...

UF Quiero muchos besos como ese.

BEA.

Anónimo dijo...

Un beso es deseo, es anhelo, es contacto, es la unión perfecta. Es el comienzo y el final de todo. Es el saludo matutino y la despedida nocturna. Es imprescindible en el sexo. Es imprescindible en el amor.

Cómo diferenciarlos?, por las sensaciones que produce en ti. Porque cuando es amor, te estruja las entrañas. Porque cuando es sexo, te humedece de deseo. Porque cuando te besan y no sientes, es que no es nadie. Porque cuando las lenguas se unen se une mucho más. Porque es una manera de entrar en el otro, de sumergirnos en su cuerpo. Porque cuando es un beso no deseado te sientes violado. Porque el beso es algo íntimo, y que a diferencia del sexo, sólo se comparte entre dos. Porque el beso es arte, es emoción.

Quiero que me besen como si no hubiese un mañana. Quiero que me besen como si no existiese el mundo. Quiero que me besen con ansia, con deseo, con ternura, con risas, con complicidad, con amor........

Un beso tierno y fugaz.

LIA.

Anónimo dijo...

vaya, vaya, ...pues sí que me parece buena iniciativa navegar por tu cuenta, así como la de Victor, aunque alejados del sexo, siempre es bueno recapacitar sobre las 'otras' cosas importantes de la vida, suerte y ánimo.

Zángano

de los besos....uffff, no puedo dejar de darlos, y cuantos más doy más tengo para dar.

A mis retoños de vez en cuando les digo....-Hoy traigo unas cositas para ti.

-Dame, dame, piden deseosos...

-Toma, hoy tengo muchos...cien besos y un abrazo...sólo para ti, pero los que tu tienes, también los puedes repartir...

DIÓGENES dijo...

LIA... precioso... si besas igual que describes los besos... existirán otros labios seguramente afortunados...

Bienvenido Zángano... ¿quién te ha dicho que navego alejado del sexo?... ejem.

Anónimo dijo...

Mil perdones.
Rectifico...últimamente me muevo poco por el mundo, y está claro, no podemos navegar alejados del sexo. Quizá lo que ahora marca la motivación, la desazón pueda dar lugar a cambios del comportamiento.

No me imagino navegar por terrenos secos, humedecido por los sueños. Pisar tierra reconforta, da seguridad y confianza a uno mismo. Que mis incursiones tengan lugar cerca de la playa, no significa que marinos intrépidos sigan surcando los mares y sientan en su rostro la sal del agua.

Zángano

DIÓGENES dijo...

Perdóname tú, Zangano... te había entendido...

Y navegar, navegaremos todos... qué queda en la vida si no es navegar por ella...

Ah... y la playa termina siempre siéndo aburrida...

Buen fin de semana...

Curiosísima dijo...

Bueno, la playa también tiene su aquél...y los mares surcados y por surcar y los rios. Todas las aguas, incluso las bravas.

¿Y los besos?
Como los "ha dicho" LIA, los de estrujarme las entrañas y también los de humedecerme de deseo, estos últimos también son a veces bravos como las aguas.

Un beso manso.

gabi dijo...

Diógenes he ido por orden y con paciencia y despacito y con miedo hasta llegar a este post y creo que lo podrías dejar aquí y no continuar más porque ¿qué hay después del vibrar de un beso mandado desde dentro el corazón?

La descripción que haces del beso no es sino como dice aquella canción: “la parte de mis sesos que manda en mi corazón”…
La clara mezcla del amor y la pasión juntas.
Los besos no los concibo de otra manera que no sean de verdad porque saben a cielo con sus destellos a miel con melocotón y ciruelas. Cuando los he dado el placer es tan grande en mi pecho, que siento como si me fuera a estallar y me hacen suspirar y soñar cuando no los tengo...:(

Lesan Mora dijo...

Uf! Interesante reflexion....

Me entraron ganas de buscar a alguien a quien besar. :-P
besos
lesan

Anónimo dijo...

Diógenes...mi querido Diógenes......un beso es un beso, hasta se pueden dar a pesar de que un oceáno se interponga entre nosotros, te consta no?

Besos en el aire para ti. Te felicito, me encanta.

Cariátide

Joaquín R. dijo...

Querido Diógenes me he acordado que un famoso monje del siglo XIII (que ahora no recuerdo su nombre) decía que solo los santos podían besarse a miles de kilómetros de distancia y mira es que a mi me sucede de continuo, que vivo besando a largas distancias y siempre en la misma dirección van y vienen los besos sin medida y jugosos constantemente y siento el gozo de su sabor en la emisión y en la recepción. El caso es que me observo con atención en el espejo por ver si me hallo la orla que acredita la posibilidad pero no lo consigo, ni santo ni orlas, pero los besos trasiegan de continuo y sus sabores afrutados son mágicos e inexplicables. Ahora en este momento los siento recorrer mis labios uno y otro y subir a mis párpados con sus siempre carnosos labios que vuelven a bajar suavemente hasta los míos y siento como una sensación extraña en mi vientre…. Luego vuelvo.....

elisa dijo...

Yo también me sabía lo de poder dar besos a miles de kilómetros de distancia, me gusta pensar en que pueda sentirlos la persona que yo quiero. Yo se que es cierta esa afirmación.
Me gusta imaginar que esa persona recibe mis besos e imaginar que me los da, en fín, sueño un poco creo.
Un saludo.

elisa dijo...

Y no me importa que yo no sea una santa ni él tampoco yo le envío los besos y puede que los reciba porque yo los imagino.
:)