Mi lista de blogs

lunes, 14 de enero de 2008

OLVIDO...

Lete, el Olvido, era hija de Éride, la Discordia, y madre de las Cárites, las Gracias. Había dado nombre a una fuente situada en los infiernos, la Fuente del Olvido, de la que bebían los muertos para olvidar su vida.

Hasta el mismo Platón, comentó este hecho, donde las almas bebían de este brebaje que les borraba la memoria de todo lo que habían visto en este mundo subterraneo, antes del volver a la vida.

Luego fueron los poetas los que alegoricamente se refirieron al olvido como hermano de la Muerte y del Sueño.

El olvido se arraiga dentro de nosotros. En algunos casos no queremos olvidar y en otros lo deseamos.

Con la muerte de don Ángel González desaparece un poeta del siglo pasado, una figura del Madrid que poeticamente todavía hablaba de generaciones. Comparto con vosotros uno de sus poemas donde hablaba del olvido. Pero ante, decidme ¿sois capaces de olvidar?

MUERTE EN EL OLVIDO

Yo sé que existo
porque tú me imaginas.
Soy alto porque tú me crees
alto, y limpio porque tú me miras
con buenos ojos
con mirada limpia.
Tu pensamiento me hace
inteligente, y en tu sencilla
ternura, yo soy también sencillo
y bondadoso.
Pero si tu me olvidas
quedaré muerto sin que nadie
lo sepa. Verán viva
mi carne, pero será otro hombre
-oscuro, torpe, malo- el que la habita...

Angél González.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo siempre he querido olvidar mis relaciones pasadas y las cosas que me han producido dolor. Y hay otras que no me gustaria que se me olvidaran nunca.

ROCIO.

Lula May dijo...

Buenos días,
respondiendo a tu pregunta diré que soy más capaz de no recordar que de olvidar, dada mi habilidad para dejar de pensar en determinadas ocasiones. Siempre he tenido una visión muy cinematográfica de la vida, por mi afición al cine desde bien pequeña, y recuerdo conversaciones ocurridas hace veinte, incluso treinta años, como si hubieran transcurrido ayer. Las recuerdo como escenas de cine, de esas que se te quedan pegadas en tu ser y calan hondo.

Con la edad desarrollas más fácilmente la memoria selectiva, y no es que no recuerde ciertas situaciones, sencillamente no dedico mi tiempo a aquello que sé que no me hace ningún bien. Es una cuestión práctica, de salud, egoísta. Defiendo mi tranquilidad por encima de mi memoria.

Precioso el poema de don Ángel. Es bien cierto que somos en la medida que somos para los demás. Nos preocupamos mucho por dejar bien claro cómo somos, qué nos gusta y qué no, cómo opinamos; pero la interpretación corresponde al otro (me dijo un buen amigo hace poco) y faltaría más que pudiéramos intervenir en ella.

Besos a todos,
Lula.

noe78 dijo...

Buenos días.
Ya me gustaría a mí saber olvidar...no puedo, pero es que, tampoco quiero...
No quiero olvidar las cosas buenas de la vida, los olores, los recuerdos, las personas, las caricias, las palabras, los deseos...porque todo lo que ya pasó y me hizo feliz me reconforta y me hace sentir viva cada vez que lo recuerdo....y lo que no me hizo feliz me hace apreciar lo que tengo o lo que ansío...me hace aprender a buscar, me hace intentar mejorar...
Alguna vez he intentado olvidar a algunas personas que no se portaron del todo bien conmigo, pero ni siquiera a ellas las he podido olvidar porque esas cicatrices en el alma me hacen estar alerta...
También he intentado olvidar cosas que no hice bien, palabras mal dichas...pero no puedo, porque no quiero volver a cometer el mismo error...
No me gusta olvidar...
Un besazo
Noelia

Bombing dijo...

En el Rio de la Plata dicen;—que a veces— olvidarse de las cosas es tener buena memoria.¡Cosa e'mandinga (el diablo)!

lia dijo...

Mi memoria es selectiva, hay personas que pasan una y otra vez por mi vida y nunca sé quienes son, hay otras que sólo pasan un instante y no se me olvidarán jamás. Hay palabras y frases que vuelven una y otra vez a mi cabeza, y hay otras de ahora mismo que ya no sé lo que me decían. Hay un millón de momentos inolvidables, y otro millón de no recordables.

Mis recuerdos son visuales, recuerdo la situación, la pose, la voz, lo vivo todo como en una película en la que la protagonista soy yo, y así lo recreo en mi mente.

Un beso.

LIA

yolanda dijo...

Pienso que es bueno recordar y también es bueno olvidar... a mi, eso de la memoria selectiva se me da fatal... recuerdo cosas que preferiría olvidar y a veces me gustaría rescatar recuerdos que siento como perdidos.
Parafraseando a Rubén Darío, podría decir que "Cuando quiero recordar no recuerdo y a veces recuerdo sin saber por qué".

Inmenso poeta Ángel González... siento su muerte, pero nos queda el consuelo de sus poemas.

manqueospese dijo...

Me encanta como escribe Noe78. Me gusta porque me saca de mis casillas sobre el tema que propone Diógenes.
Y además creo que da en el clavo.

Lo importante para poder olvidar, quizás sea haber vivido y luego, intentar no olvidar nada. Lo bueno por lo bueno y, lo malo por lo que puede hacerte mejorar.

Personalmente, creo que he olvidado mucha infancia y a veces me pregunto el porqué. Sin embargo, de mi juventud recuerdo un montón de cosas... Buenas, malas, mejores, peores... Pero lo importante es que no las he olvidado.

Y con este tema, creo que es inevitable mentar al "ALEMÁN" que se está llevando tantas mentes. Entre ellas la de mi abuela. El Sr. Alzheimer. Para que veáis que cruel es el olvido.

Un beso para todos los que olvidan obligados y, desde aquí, otro para mi abuelita.

Besos también para todos los del foro.

silvia dijo...

Hace unos días comenté en el blog, (pego el link)

http://porquenomecalloyo.blogspot.com/2007/12/el-ultimo-sueo-del-2007.html

por qué prefería elegir, si tuviera qué hacerlo, el OLVIDO,de entre otras posibilidades.El olvido como elección, no como imposición, tal como sería el Alzhéimer. Olvidar nos permite nuevas perspectivas y posibilidades.
Besos.
Silvia

noe78 dijo...

Querido/a Manqueospese...
Ya había oído antes eso de que saco de las casillas...sólo me queda una duda...en qué sentido lo dice usted jajajajaj....pero de todas maneras mil gracias por leerme.
Un beso
Noelia

Manqueospese dijo...

Pues verás, Noe.

Resulta que me suelo plantear, antes de pasar a leer los comentarios, mi versión sobre el tema a tratar. Y tras leer lo que pones, noto que amplias el campo de una forma que haces que tenga que sacar palillos para ir cogiendo las ideas que "esparramas" en tus comentarios.

En definitiva, que sacudes el tema como a una almohada y haces que salga toda la "espuma" que tiene dentro. Y eso me gusta.

Por otra parte, Silvia, me gustaría leer el enlace que adjuntas sobre la elección del olvido, pero el enlace creo que está cortado, porque dice que no existe la página. Si puedes vuelve a colgarlo.

Besos a todos.

noe78 dijo...

Querido/a Manqueospese (podrías sacarme de dudas con respecto a tu sexo no??? jajaja),
muchas gracias por la aclaración...creo que de todas las cosas, buenas y malas, que se han dicho de mí en este blog, ésta es la que más me ha gustado con diferencia.
Suelo escribir de forma bastante pasional, porque yo soy así...claro que pienso lo que digo antes de lanzarme a plasmarlo en palabras pero me dejo llevar por el corazón....si provoco todo eso en tí me parece excepcional, sobre todo porque es de forma involuntaria pero me gusta provocar en todos los sentidos.
Lo que sí espero es que todas esas ideas "esparramadas" (ojalá pudiera ser más ordenada al escribir) te sirvan para algo ya que gastas tu tiempo en hacerme un poquito de caso y leerme.
Mil gracias una vez más y mil besos.
No te olvidaré.
Noelia

silvia dijo...

Manqueospese, puedes entrar en la página http://porquenomecalloyo.blogspot.com/
y luego ir al 31 de Diciembre. (El enlace está bien, lo que ocurre es que, son dos líneas las que tienes que copiar y pegar en explorador).

arturo dijo...

Partiendo de la base de que las experiencias dolorosas que hemos vivido suelen emerger de la desmemoria en que las creíamos sumergidas con más frecuencia de lo que desearíamos - con toda la carga emocional que ello conlleva-, se plantea que el auténtico olvido es la ausencia total de emociones respecto a esas circunstancias que regresan al recuerdo.
Solo se olvida realmente lo que pasó por nuestras vidas sin pena ni gloria, nunca lo que nos marca.
El auténtico olvido no existe, los paisajes se nos quedan almacenados en un rincón.
Lo que ocurrió en nuestras vidas, por duro que haya sido, no debe desaparecer de nuestra memoria, porque forma parte de nuestro bagaje vital y porque son lecciones que nos enseñan a no incurrir de nuevo en los mismos errores.
"En el fondo, olvidar es el primer camino para la indiferencia" y "El olvido te lleva a la vegetación interna, al aislamiento de ti mismo, el peor de todos, el que te niega a ti". Estos son un par de aforismos que tienen su parte de razón. Pienso que es mejor tener todo tipo de recuerdos (malos y buenos) que no tener recuerdos. Un saludo a todos.

Manqueospese dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Arturo.

Y no entiendo tu elección de los "cinco escarabajos", Silvia. Me quedo con el razonamiento que haces compaginando Sabiduría, Amor, Cambio y Juventud, pero no entiendo tu elección por el Olvido.

Noe. Si hubiera querido que supieras mi sexo, me haría llamar Carmen o Manolo. De todas formas, te dejo una buena pista en el enlace. Lee la historia y luego saca tus propias conclusiones.
http://www.elmundo.es/papel/2002/11/16/madrid/1272358.html

Si me las quieres contar: manqueospese@gmail.com.

Un beso a todos.

Manqueospese dijo...

En enlace completo es este:
http://www.elmundo.es/papel/2002/11/16
/madrid/1272358.html