Mi lista de blogs

miércoles, 16 de enero de 2008

MANÍAS...


En la mitología, Manía era la personificación de la locura. Era equivalente a las Erinias y otros genios infernales, como Ate, o el Error, mitad dioses, mitad abstracciones. La Manía era enviada a quienes no observaban los ritos, para volverles locos, precipitarlos en las catástrofes o a cometer crímenes.

Coloquialmente, reconocemos las manías en muchos detalles, sin ser tal locura.

Recuerdo a mi madre todas las noches repitiendo varias veces la misma comprobación. Miraba la llave del gas en la cocina, para luego, recorrer el pasillo y revisar otra llave parecida en el contador del gas, en la entrada. Alguna noche, la veía levantarse para hacer los mismos movimientos.

La manía tiene varias acepciones. En este caso me refiero a esa preocupación caprichosa por una cosa determinada.

Yo no he heredado la misma, aunque reconozco que tengo manía en comprobar las cosas que previamente he cerrado: la puerta de una casa, la de una coche...

A alguien le he oído decir que pensaba que le deseaban el mal, o la mala suerte... tenía manía persecutoria, preocupación maniática de ser objeto de la mala voluntad de una o varias personas.

¿Os persiguen las manías?

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues mi mania es el orden. No puedo ver la ropa descolocada o un cuadro torcido.

ROCIO.

noe78 dijo...

Buenos días...
Creo firmemente que todos tenemos alguna manía, lo malo es que reconocerlas no siempre es fácil...yo sin ir más lejos tengo unas cuantas...a saber....
Siempre canturreo cuando voy en el coche, me gusta besar a mis amig@s cuando los veo (aunque los viera ayer...), tengo la manía de acariciar de la manera más tonta a las personas que están sentadas conversando conmigo, quizá una mano apoyada en la suya, retirar un mechón de pelo que le cae en la cara, pasar mi brazo por su hombro...tengo la manía de morderme el labio inferior cuando coqueteo con alguien...tengo la manía de sonreir a todas horas...tengo la manía de mirar siempre a los ojos cuando hablo con la gente...sólo los bajo cuando me dicen un piropo....pero sobre todo tengo una manía que me está volviendo loca...enviarle emails a un madrileño que no me hace ni caso.....jajajajajaj
Un besazo
Noelia

lia dijo...

Creo que no tengo ninguna preocupación caprichosa por una cosa determinada. No reviso las cosas por capricho, si las reviso es porque no recuerdo haberlas hecho, pero normalmente estoy en lo que estoy. No tengo manías persecutorias, ni obsesiones malsanas. La única manía en ese sentido que puedo tener es que mi vida no le importa a nadie, pero eso no es una preocupación, es la realidad.

Noe, no me sentaré contigo a charlar, no soporto que me toquen sin sentido. Mi espacio vital es casi infranqueable.

Un beso.

LIA

amina dijo...

Entonces lia, creo que conmigo si te sentarías. No lo considero una manía en los demás, creo que va con su forma de ser, pero con la mía va más bien lo contrario.

Hay muy pocas personas a las que me acerque o deje que se acerquen a mí físicamente. No soporto tener a nadie a mis espaldas mirando lo que hago y ya si el contacto llega a ser físico, aunque sea muy leve... me pongo histérica, aunque sea mi pareja.

¿Manias? creo que ya he hablado de ello. Algunas que creo que no afectan a mi vida diaria, que no afectan tampoco a los demás, porque no obligo a nadie a seguir mi orden aunque cuando yo hago las cosas las haga de una determinada forma.

¿Manía persecutoria? jamás... No me fijo mucho en lo que pasa alrededor, con lo cual si alguna vez alguien ha intentado hacerme algún mal con intención no debo haberme enterado de esa intención.

¿Obsesiones? no lo sé, tendría que pensarlo, pero hay cosas que me ofenden, me molestan, me irritan, me indignan... pero nada que me haga despertarme ya con la preocupación y que me persiga todo el día, creo.

Anfar dijo...

Mi manía es el ti-tac de los despertadores. Aunque en los despertadores digitales apenas sea perceptible el sonido, yo lo oígo. Por eso he aprendido a despertarme por mí misma a la hora necesaria.
Reconozco que me "altera", en general, los sonidos que son repetitivos y/o secuenciales.
"Maestro" Diógenes, con su permiso, yo preguntaría no sólo por las manías que tenemos sino si hay alguna persona que ha logrado "librarse" de todas las manías y, sobre todo, cómo lo ha hecho.
Un abrazo para tod@s

noe78 dijo...

Querida Lia,
Sabía que alguien me diría algo así..
Quiero que quede claro que eso ocurre cuando estoy con gente de mucha confianza y con la que sé que no hay ningún tipo de problema al respecto (tengo amigas que son como tú en ese sentido) porque respeto profundamente a las personas y no me gusta invadir su intimidad en ningún sentido.
También es cierto que se trata de algo sutil (y sobre todo con cariño) no de un sobeteo gratuito y agobiante.
Si no quieres hablar conmigo lo respetaré...
Un beso.
Noelia

DIÓGENES dijo...

Estimada Anfar,

No he de dar permiso a nadie para preguntar y contestar en este foro...

Sean siempre bien recibidas vuestras preguntas y las de todos..

Un saludo.

Lula May dijo...

Yo me he librado de mis antiguas “manías”, Anfar, aunque no sé muy bien cómo lo he hecho y sería incapaz de explicarlo. Aunque ahora que lo pienso creo que tiene algo que ver con librarme de mí misma, liberarme más bien.

Evidentemente hay cosas que me gustan más que otras, hay cosas que no me gustan, pero ninguna de ellas tiene la categoría de manía. No creo que haya nada que “no soporte”. Recuerdo un comentario de mi hermano en una ocasión, yo dije que mi madre me sacaba de quicio y mi hermano me respondió: “Ten en cuenta que quien sale de quicio eres tú”. Quizás esto sea una pista, yo cambié el sentido de mis comentarios y me percaté de que la mayoría de las cosas que no soportaba era porque las tenía yo misma y no me las soportaba en mí.

No sé, cuando haya algo que no aguantéis en alguien preguntaros (y a ser posible responderos con sinceridad) cuánto de eso que no soportáis hay en vosotros. Yo lo sigo haciendo, me sigo preguntando, la cuestión es que ahora lo hago desapasionadamente y mi tranquilidad no se ve afectada.

Besos,
Lula.

Kiko dijo...

No puedo dormir con la puerta del dormitorio abierta del todo o totalmente cerrada.
El rollo de papel de water tiene que estar en una posicion determinada, en el cilindro que lo sustenta, le doy la vuelta si no es esta si.
No soporto que me hablen cuando veo una pelicula, sea en el cine o en casa.
Como a Lia, no puedo con el tic-tac de los relojes cuando estoy en la cama, pero no se vivir sin reloj (digital, claro).
Alguna mas queda por ahi pero como ejemplo ya vale.
Noe, no encuentro que sean manias las situaciones o acciones que enumeras, no se, a mi no me lo parecen. Y del tema de "tocar", soy como tu, si hay cierta confianza, me gusta tocar y me gusta que me toquen. Estamos en una sociedad en que impera el "no tocar, solo mirar" creo que eso nos hace menos humanos, crea distancia con las personas de tu entorno mas cercano y no creo que eso sea bueno.
No quiero decir que estemos todo el dia "sobandonos" con el primero que encontremos, pero si que, cuando hay cierta amistad, cierta familiaridad, el tocar a otro crea un clima de confianza, ayuda a que la relacion y la comunicacion sea mas fluida y agradable, en mi caso es asi.
Noelia no te justifiques, eres asi, a algunos les gustara y a otros no, total, no has de convivir con ninguno de nosotros, no te cortes al explicar tus cosas, a mi me encanta lo que cuentas.

Manqueospese dijo...

Hola!!

No salgo de mi asombro. Me sorprende las manías que tenéis y por otra parte, no considero otras que decís que son.

Creo que sólo se convierte en manía el comportamiento que se analiza por parte de la persona y el sufrimiento por que no sea así.

Por ejemplo, Rocío dice que no puede ver un cuadro torcido. Si no sufres por ello, sólo se te puede acusar de detallista o perfeccionista, pero si necesitas levantarte para enderezarlo, es cuándo se puede convertir en manía.

Al igual que Noe. Cantar en el coche, es una cosa normal, besar a los amigos y tocarlos, no los considero una manía sino tu forma de ser. Y si no ¿podrías pasar sin cantar un día en el coche?. Por ejemplo, un día que estés preocupada por otra cosa...

Lia. Tu vida, a la primera persona que le tiene que importar es a tí, y después a los demás que, pese a no conocerte, queremos saber de tí, aunque sea a través del foro.

Por mi parte, creo que no tengo manías... Pero después de haberos leído, seguro que encuentro que tengo una montaña de ellas.

Reflexionaré...

Besos para todos.

Bombing dijo...

manía (del griego manía, locura)
"f. Trastorno psicopatológico afectivo incluido dentro de las psicosis endógenas (Kraepelin), que junto a la presencia alternante de fases de depresión endógena constituye la denominada psicosis maniacodepresiva. Los síntomas de la manía son un estado de ánimo anormal, elevado, eufórico o irritable, exagerada autoestima, disminución de la necesidad de dormir, verborrea o tendencia a hablar más de lo que es habitual en el sujeto, fuga de ideas o experiencia sujetiva de que el pensamiento está acelerado, distraibilidad o tendencia a que la atención se desvíe hacia estímulos externos irrelevantes, aumento de la actividad intencionada o agitación psicomotriz, implicación excesiva en actividades placenteras que implican riesgo (gastos económicos excesivos, indiscreciones sexuales). Con frecuencia se observa tendencia a la ingesta excesiva de alimentos o al abuso de alcohol. Aunque es posible que uno o más episodios aislados de manía se presenten a lo largo de la vida del sujeto, lo más frecuente es que se alternen con episodios depresivos, constituyendo el cuadro que actualmente se denomina trastorno bipolar (en sustitución del término psicosis maniacodepresiva). Históricamente el término manía definía cualquier forma de alteración psíquica. En el siglo XIX, se utilizaba como término genérico para referirse al delirio o la locura. Si predominaba un síntoma se hablaba de monomanía o locura parcial. El concepto de monomanía fue introducido por el psiquiatra francés Esquirol. Término que se fundamentaba en la consideración de que el sujeto estaba puntualmente enfermo, permaneciendo por lo demás inalterada su capacidad de raciocinio y su afectividad. Se acuñaron al menos cien monomanías diferentes. Probablemente del concepto de monomanía derivó el uso coloquial del término manía para asignar simplemente una forma de conducta especialmente caprichosa, particular o llamativa del sujeto. Muchos de los términos de monomanía han permanecido hasta la actualidad pero no con su antiguo significado referente a un delirio parcial, sino como síntomas pertenecientes a una entidad psicopatológica (p. ej., trastorno obsesivo compulsivo, hipocondria y esquizofrenia). En otros casos, los términos se refieren al consumo compulsivo de una determinada sustancia o a trastornos mentales o del comportamiento debidos a su consumo. En todos los casos aparece el término manía como sufijo. Algunos ejemplos pertenecientes a estas acepciones de manía son los siguientes: aritmomanía (del griego arithmós, número) (aritmomania), compulsión de realizar operaciones aritméticas, p. ej., contar objetos o de ejecutar un número de veces ritualmente un acto determinado; bromomanía (del griego bromos, fétido) (bromomania), cuadro maniforme producido por el consumo de bromuros (ver bromismo ); calomanía (del griego kalós, hermoso) (calomania), delirio consistente en creerse hermoso; cloralomanía (del griego chlorós, verde, y del árabe al-kuh'i, sutil) (chloralomania), alteración obsesiva producida por el consumo de cloral; cocainomanía (del aimará, kkoka ) (cocainomania ), alteración psíquica producida por el consumo de cocaína; cratomanía (del griego crátos, fuerte) (cratomania), delirio consistente en creerse poseedor de un gran poder o fuerza; cresomanía (de Creso, rey de Lidia, famoso por sus riquezas) (cresomania), delirio consistente en creerse poseedor de grandes riquezas; crisomanía (del griego chrysós, oro) (crisomania), inclinación morbosa a atesorar riquezas; cruomanía (del griego kroúo, golpear) (cruomania), compulsión de golpearse la cabeza; cubomanía (del griego cubós, juego) (cubomania), inclinación morbosa al juego; dacnomanía (del griego dákno, morder) (daknomania), compulsión de morderse; demonomanía (del griego daímon, demonio) (demonomania), delirio consistente en creerse el causante de actos delictivos que no ha cometido o delirio consistente en creerse poseído por un espíritu demoniaco; dipsomanía (del griego dípsa, sed) (dipsomania), compulsión al consumo de bebidas alcohólicas (ver enomanía, metomanía); drapetomanía (del griego drapétes, fugitivo), inclinación al vagabundeo (ver dromomanía, poriomanía ); dromomanía (del griego drómos, carrera) (dromomania) inclinación a fugarse de su domicilio o al vagabundeo (ver drapetomanía, poriomanía ); ecomanía (del griego oíkos, casa) (ecomania), inclinación a la agresividad en el medio familiar; egomanía (del griego ego, yo) (egomania), egoísmo morboso; enomanía (del griego oínos, vino) (enomania), tendencia al consumo compulsivo de bebidas alcohólicas (ver dipsomanía ); estromanía (del griego oístros, tábano) (estromania), impulso sexual exagerado (ver ninfomanía, satiriasis ); fagomanía (del griego phagein, comer) (phagomania), tendencia a la ingesta compulsiva de alimentos; faneromanía (del griego phanerós, visible) (phaneromania), preocupación morbosa por alguna parte del cuerpo o un defecto visible; fonomanía (del griego phónos, crimen) (phonomania), tendencia a cometer asesinatos (ver hemotimia ); ginecomanía (del griego gyné, mujer) (gynecomania), apetencia exagerada por las mujeres (ver satiriasis ); glosomanía (del griego glossa, lengua) (glosomania) preocupación hipocondriaca centrada en el aspecto de la lengua; grafomanía (del griego grápho, escribir) (graphomania), tendencia a escribir compulsivamente; hieromanía (del griego hierós, sagrado) (hieromania), delirio de contenido religioso; lipemanía (del griego l´ype, tristeza) (lypemania), melancolía extrema; megalomanía (del griego mégas, grande) (megalomania), afán morboso de grandeza, delirio de grandeza; metomanía (del griego méthe, embriaguez) (methemania), tendencia a la ingesta de bebidas alcohólicas hasta llegar a la embriaguez."
© 2001, Espasa Calpe - Instituto Científico y Tecnológico de la Universidad de Navarra, 1999

Hoy me despache con todo, perdonen la manía. Bombing

arturo dijo...

Se dice que la manía lleva de la mano a la locura. Creo que todos tenemos alguna manía ya que todos estamos un poco locos.
Mientras las manías no nos condicionen nuestra vida todo ira bien; ya que la manía es una forma de esclavitud hacía algo concreto que altera nuestro estado de ánimo. Por ejemplo: me levanto de la cama para ver si esta apagado el brasero de la mesita... cuando se que mecánicamente lo hago cuando me marcho a dormir.
La manía puede llegar a convertirse en obsesión, y entonces, ya si que es verdad que vivimos amargados; nada más que pendientes del problema. Llena toda nuestra vida y no nos deja vivir tranquilos.
Yo tengo algunas pequeñas manías que me hacen algunas veces la "puñeta", ya que las disimulo muy mal. Un saludo a todos.

Anfar dijo...

Lula me alegró leerte :-).

Creo que el comentario hecho por tu hermano fue muy acertado. Alguien me dio un toque de atención hace muchos años, también en ese sentido, y aprendí la lección. Es evidente que lo que nos suele "molestar" de otras personas pudiera ser un reflejo de algo que está en nosotros mismos y, si fuera así, merece la pena pararnos y reflexionar sobre ello, pues nosotros seríamos los principales beneficiados con esa reflexión.

Pero la manía (yo lo llamo manía porque noto que me alteran y no consigo eludirlos) que tengo hacia los sonidos repetitivos, quisiera poder superarla.
Para mí es insufrible el ruido que produce una gota continua de agua que sale de un chorro (grifo) que esté averiado.
Aunque, eso sí, esos sonidos sólo me resultan insufribles en la noche, cuando quiero dormir. Si se producen de día sí que soy capaz de dejar de escucharlos.
Un abrazo para ti Lula y otro grande para tod@s

noe78 dijo...

Buenos días...
Veo que mis pequeñas manías no os parecen manías....en fin, mi hermano no diría lo mismo porque no soporta que cante cuando el va conmigo en el coche jajajajajaj
Pero he reflexionado mucho y he intentado buscar una manía...a ver si os parece que lo es o no jajajajaaja
Tengo la manía de llevar la ropa interior del mismo color que la ropa de vestir que elijo para ese día....y siempre tiene que ir conjuntado el suje con la braguita, no me vale uno de cada madre...jajajajajajajaj
Esta es manía??? jjajajaja jooo yo que quiero encontrarme una y no hay manera jajjajaj
Un besazo.
Noelia

Kiko dijo...

Noe, pues lo siento pero sigo sin identificar lo que cuentas como una mania, prueba con otra, jajajja.
En cambio lo de tu hermano si que es una mania (o eso o es que cantas muy mal, vaya usted a saber).
Lia, a mi si me importas y creo que hablo por la mayoria de los habituales.

Un beso.

noe78 dijo...

jajajaja kiko está feo que yo lo diga pero no canto mal, de hecho durante años lo hice en un coro....son cosas de mi hermano...jajajaj
cachis!! yo quiero tener una maníaaaa jajajajajaja
LIA a mí también me importas...y me importa que estés lo mejor posible.
Un beso.
Noelia.

Manqueospese dijo...

Anfar, lo de la gota del grifo no es una manía. Es una tortura. Creo que china. Torturaban colocando a alguien bajo una recipiente que hacía caer una gota encima de la cabeza del torturado. Por lo visto, acababan volviéndose locos.

Noe... ¿Para qué quieres una manía? Que yo sepa no sirve para nada. Es mejor tener buenas costumbres... como cantar en el coche. ;))
Además, es chulo tener en el foro a una de "Las chicas del coro".

Por cierto, dónde está Diógenes y sus manías...

Un beso a todos.

DIÓGENES dijo...

Pues, este Diógenes anda ya por aquí...

Ya ha vuelto el mundo cibernético a mi casa y actualizaré y visitaré el blog, a otras horas...

En cuanto a las manías, ya os dije las mías, aunque si las pienso un poco, son relacionadas con la atención. Puedo ser la persona más atenta o la más distraida, dependiendo del interés. Pero vamos, creo que como todos.

Un saludo a todos, y gracias por vuestras palabras.

Diógenes...