Mi lista de blogs

jueves, 31 de enero de 2008

LÁGRIMAS...



Lágrimas de tristeza o de alegria. Lágrimas que resbalan por los ojos enseñando un sentimiento escondido. Lágrimas que publican, que oscurecen una mirada nuestra, y se derraman sin permiso.


Lágrimas que desprecian el orgullo de aquel que no quiere perderlas, sin saber que son gotas saladas, vehículo del alma, que solo además en la mar encuentras.


Símbolo de la verdad que a los mortales nos enseña una realidad que entristece y vistas como llegada de sonrisas, cuando ya no hay más, y es en la última cuando brotan las gotas de la feliz meta.


Porque las lágrimas nunca nos rescatan de un sueño que no queremos vivir, de aquello que no deseamos que pase. Pero sabed que la amargura de las lágrimas no está en las derramadas, sino en las que no se derraman.


Como dijo San Agustín, las lágrimas son la sangre del alma.


Yo una vez debí llorar y no lo hice. Las lágrimas se secaron antes de ser derramadas y se convirtieron en una costra de mi alma. ¿Acaso fui valiente en su día por no llorar? No, fue algo mucho más sencillo... no pude.


¿Os acordáis vosotros de las últimas lágrimas no derramadas?



LLORAR? ¿POR QUÉ?


Este es el libro de mi dolor:
lágrima a lágrima lo formé;
una vez hecho, te juro, por
Cristo, que nunca más lloraré.
¿Llorar? ¿Por qué?
Serán mis rimas como el rielar
de una luz íntima, que dejaré
en cada verso; pero llorar,
¡eso ya nunca! ¿Por quién? ¿Por qué?
Serán un plácido florilegio
un haz de notas que regaré
y habrá una risa por cada arpegio,
¿Pero una lágrima? ¡Qué sacrilegio!
Eso ya nunca. ¿Por quién? ¿Por qué?


AMADO NERVO

21 comentarios:

Manqueospese dijo...

Sí, las recuerdo. Las últimas esta misma tarde. De alegría. Un buen rato con antigüos amigos.

Pero sin duda, las últimas, las provocadas porque me faltaba el aire, también las tengo recientes. Diría que demasiado recientes. Y no se es valiente por no llorar. Creo que se es valiente sintiendo. Y si eso provoca lágrimas, buscar un buen hombro en el que enjugarlas, o hacerlo en soledad…

Las que hacen todavía más daño, son las que se quedan pegadas al alma…

No sé si San Agustín estaba en lo correcto, pero me identifico con sus palabras.

Besos.

Anónimo dijo...

Soy de lagrima facil. Lloro por todo, pero he aprendido a saber disfrutar despues la sensación de haber llorado y de haberme quedado tranquila. Sera masoquismo?

Buen fin de semana

ROCIO

amina dijo...

Es mejor soltarlas. Yo perdí a un ser querido (mi padre) y no lloré, no me hice la valiente, simplemente no me salía. Tardó un año en aparecer la primera lágrima y me pasé un mes llorando. Después, igual que Rocio, me quedé más tranquila. Reivindico el duelo, el derecho a llorar; pero a veces las lágrimas no salen... por algo será.

De todas formas, tengo que reñir al maestro Diógenes... entre las escaleras con ataúdes, lo inevitable (lo único es la muerte) y las lágrimas, solo habrá que agradecer que no estemos en otoño, porque de lo contrario a mí acabarías deprimiendome. Recuerda que es fin de semana de carnaval, y menos mal que en estos días las calles se llenan de colores, y es en eso y no en las lágrimas en lo que quiero pensar un viernes...

No te me enfades por la "bronca" pero es que bastantes lágrimas aguanté la semana pasada... y aún no han salido; aunque esas ya no salen.

Besos.

DIÓGENES dijo...

Uhmmmm...

El caso es que deseaba entrar en polémica con Amina, por el hecho de discutir, jajajaja... pero tiene razón.

¿En que estaré pensando? ¡Carnaval!

Bien, sí, es viernes, ¿De qué nos disfrazamos? Uhmmmm... me mojaré yo primero...

A ver... a ver...

Me pondré mi único quitón, sin mangas y ceñido a la cintura. Está algo viejo. Y por encima, sobre mi hombro izquierdo, mi himatión de lana. Falto de calzado, iré descalzo…

¿Habéis adivinado ya de que voy vestido?

Venga, ¡qué se disfrace el resto!

Lula M. dijo...

Yo adoro las lágrimas, cuando sé que van a llegar cuando están y cuando se han ido. Además me pasa algo muy curioso, cuando veo a alguien llorando (por la razón que sea) siempre me sale decirle: “Llora, llora todo lo que necesites”, animo a que la gente llore si así se lo pide el cuerpo. Las lágrimas son limpieza, son una expresión, son comunicación del cuerpo con sus sentimientos, y cuanto más fluya esa comunicación, cuanto menos bloqueemos nuestros sentimientos, mejor nos sentiremos.

Otra cosa que me ocurre es que si veo a alguien llorar acabo llorando yo también, y en ocasiones han terminado consolándome a mí, lo cual acaba siendo un poco patético-cómico.

Dicho todo esto creo que me voy a disfrazar de lagrimita, pero de las de alegría que la ocasión lo merece en este caso.

Que paséis buen finde.
Beso,
Lula.

manuespada dijo...

Bonito post dedicado a la lágrima. Me ha encantado la frase de San Agustín. Un abrazo.

Manu

noe78 dijo...

Buenos días.
He de reconocer que siempre he sido muy llorona...soy la típica que se emociona con una canción, la que más llora en el cine, lloro cuando me dan un regalo...cuando me dicen algo bonito.
Hace muy poco que he llorado...antes de ayer le hice daño sin querer a alguien a quien quiero mucho y eso no me lo perdono...y lloré, claro que lloré y como me descuide lloro ahora recordándolo...
Pero si tengo que recordar un momento en el que mis lágrmias fueran especialmente emocionadas fue la primera vez que alguien me escribió un poema...podría reproducirlo aquí porque desde la primera vez que lo leí las palabras se quedaron grabadas a fuego en mi cabeza...sólo os diré que se titulaba "sueño o realidad"....todavía dudo si soy una cosa u otra pero aquellas lágrimas de felicidad no se me olvidarán mientras viva.
No me avergüenza reconocer que soy llorona porque cada lágrima que derramo la complemento con una risa en mi vida porque todo lo que tengo de llorona lo tengo después de bromista, de risueña...pero me alegra ser capaz de mostrar mis sentimientos...sean los que sean.
Muchos besos.
Noelia

amina dijo...

Ahora discuto contigo Diógenes... Pero primero, una reflexión que acabo de hacer:

Estamos reivindicando las lágrimas, yo la primera en reivindicar el duelo, y en mostrar los sentimientos (suerte tienes, Noe)sin ningún tipo de pudor.

Y ¿cómo educamos a los niños? pensad cada uno que tal vez no tengáis nada que ver conmigo, pero la última vez que me hija empezó a rezungar porque no quería quedarse sola sin sus amiguitas en un sitio la agarré y mirándola muy seria le dije que no se lloraba, que tenía que ser persona, independiente...y tenía que aprender a hacer las cosas. No soporto a los niños llorones, a la gente muy llorona por todo la considero un poco pusilánime, y realmente es lo que en la sociedad se les considera. Me habrá calado el hábito pero realmente "está mal visto".

Y además de los llorones tenemos a los quejicas... uf, qué cruz!!! no entro más en ese tema.

¿De qué me voy a disfrazar? de enferma, tengo un poco de gripe, así que me disfrazaré de enferma a ver si viene alguno que esté bueno disfrazado de con bata y quiere que juguemos a los médicos... ji, ji, ji.

DIÓGENES dijo...

Sin comentarios sobre algunos disfraces... ¿Dónde estás Silvia?

Firebrand dijo...

Posiblemente Silvia este llorando.

Firebrand dijo...

Permítanme salirme un poco de la espléndida entrada de Diogenes, tan poética y tan de mi gusto. Y lo voy hacer con una estrofa de un tango, machista al mango y de gran éxito en su época (1925). El protagonista afectado por una traición femenina (cherchez la femme)le recomienda a un amigo, que en caso de verse asaltado por el bicho del amor, debe....
"siga un consejo, no se enamore
y si una vuelta le toca osijar
fuerza canejo, sufra y no llore,
que un hombre macho no debe llorar"
Penoso.

Anónimo dijo...

Cuando Gardel canta esa estrofa la voz se le quiebra y de ese modo se muestra la triste ironía de la letra, en el que un "hombre macho" que ha llorado ya mucho se dirige a otro que está llorando con la invitación de "tomo y obligo / mándese un trago".

En el tango el sentimiento y su expresión se exaltan, no es un buen ejemplo de contención de lágrimas precisamente.

Esa es mi opinión, al menos.

Anfar dijo...

Amina, entiendo perfectamente lo que quieres decir con eso de los "llorones". Pero, desgraciadamente, queriendo huir de un extremo nos han "educado" en el otro. Y eso no es sano.
Llorar cuando se necesita, sea por dolor o por alegría, es reconfortante y nos impregna de más fuerzas.
Y, pienso, que es perfectamente distinguible el que llora, digamos, por "capricho", "mimitis" o "soberbia", del que llora como reacción natural ante una situación que nos sensibiliza.
En los niños lo distinguimos muy bien, todos hemos sufrido el llanto de un niño "perretoso", llanto ruidoso pero sin una lágrima. Y la diferencia que hay entre ese llanto y el llanto de abundantes lágrimas ante una situación de dolor.
Consecuencia de la "educación" que recibí, yo no soy de lágrima fácil, aún en ocasiones que tuve mucho dolor. Es terrible sentirse añurgado y no poder romper en llanto. Y, reitero, no es sano y, por tanto, trabajo en permitirme llorar cuando realmente lo necesito, aunque no siempre lo consigo.
Un abrazo

Yolanda dijo...

Antes se les decía a los chicos aquello de "los hombres no lloran", pero a las chicas se nos daba más libertad para expresarnos a través del llanto. Ahora nos hemos igualado: la represión del llanto se ha extendido a los dos sexos. Me espanta ver muy frecuentemente que cuando una persona comienza a llorar, alguien se apresura a decirle que no llore.
A mi me gusta llorar, me relaja muchísimo... también me gusta animar a los demás a que se dejen llevar por su sentimiento y lloren un rato para desahogarse.
Curiosamente, la risa y el llanto tienen algo en común: ambos producen catecolaminas y betaendorfinas. Luego ambos, risa y llanto, son beneficiosos para la salud.

Diógenes... disfrazarte de ti mismo no vale... anda que te has estrujado mucho la neuronas para pensarlo :P

Yo me voy a disfrazar de Tinkerbell... porque quiero revolotear alocadamente y tener un affaire con el Capitán Garfio... y que le den al pavo ese de Peter...

PETER PUNK
Peter Punk es el amor y Campanilla su princesa
en el cielo están buscando el secreto de la nada
todos los Niños Extraviados.
Peter Punk es el amor y Campanilla su princesa
Garfio busca en vano el secreto de su mano
y Campanilla llora al pie del Árbol Extraviado
adónde las sirenas y adónde los enanos
Peter Punk intenta en vano su amor explicar,
en una playa desierta Campanilla lo dejó.
Leopoldo María Panero.

arturo dijo...

Nuestra cultura siempre ha visto las lágrimas como una manifestación de debilidad. Cuantas veces nos han dicho o hemos sentido la famosa frase de "los hombres no lloran" o aquella otra tan famosa de la madre de Boabdil cuando perdió la Alhambra de Granada "no llores como una mujer lo que no supiste defender como hombre". Parecía que era una cosa que se reservaba a las mujeres. Creo que las lágrimas nunca han sido un signo de debilidad sino más bien todo lo contrario. Una persona que llora por alguna cosa es una persona que le importa aquello por lo que llora. Los sentimientos no entienden de hombres o de mujeres; diríamos que no tienen sexo. Por tanto cuando perdemos algo o a alguien que nos importa es lo más normal del mundo que lloremos o nos domine la tristeza. Esas lágrimas algunas veces se derramaran por nuestros ojos y otras veces se derramaran por nuestra alma (quisiera llorar pero no puedo). Nunca tengamos miedo a llorar y a mostrarnos tal y como somos. Ojalá que en nuestra vida siempre vertamos más lágrimas de alegría que de dolor. Un saludo a todos y buen finde de carnaval.
Por cierto, yo si me disfrazaré este fin de semana y dare la murga a todo el que conozca con la frasecilla "¡Que torpe que no me conoces!"

boticcario dijo...

Desde la adolescencia, perdí la capacidad de llorar, y sólo me salen las lágrimas en caso de desgracia personal. Creo que la culpa es de mis lentillas, porque me da miedo perderlas disimuladas de gota

Como todo en esta vida, ha habido una excepción. He visto en el cine, emocionado pero sin llorar, "La lista de Schindler", "Salvar al Soldado Ryan", "Ghost" y un montón de peliculas románticas o sensibleras. Sin embargo, viendo "Gatacca" no pude evitar que me brotasen las lágrimas cuando Ethan Hawke le explica a su hermano como consigue ganarle nadando y cuando Jude Law se coloca la medalla de plata al cuello.

Como os imaginareis, mis lágrimas ante una pelicula de ciencia ficción, provocaron la hilaridad de mi mujer y de los amigos que venían con nosotros al cine.

:')

Anónimo dijo...

Estimado Diógenes y de más foreros, solo queria deciros " que no todos los ojos lloran el mismo día".

Firebrand dijo...

Anfar

En ese aspecto somos almas gemelas. ¡Cuantas veces hubiera querido llorar y no me salio!

Los Caballos de Troya... dijo...

No he llorado por la muerte de mis abuelos, pero creo que lloraré por la muerte de mis padres.

Sí he llorado por amor. He llorado a ese amor que ves que se marcha y no crees que vayas a volverlo a ver más.

Hay dos películas que siempre que vuelvo a verlas, lloro de la emoción.
Una es "Los mejores años de nuestra vida" de William Wyler. La tengo en VHS y me es imposible encontrarla en dvd.

la otra es "Forrest Gump" Ésta si que la tengo en dvd.

Saludos
Alfonso

Anónima dijo...

Bueno... es que de Forrest Gump, yo sólo con oir su música, ya estoy llorando.
¿Y las canciones que nos han hecho llorar? ¿Cuántas de ellas parecían que estaban contando nuestra historia??

Snowhite dijo...

Hace mucho tiempo. Simplemente no podia permitirme este lujo. Otros se alimentaban del espectaculo ficticio de mi fortaleza para seguir adelante en situaciones para cuales no habia preparacion posible. No habia tiempo o espacio para mostrar debilidad y dejar de funcionar.


Snowhite