Mi lista de blogs

martes, 29 de enero de 2008

MIRADAS...

Hay miradas escondidas, miradas frágiles, miradas compulsivas, miradas provocadoras, miradas atentas, miradas que no miran... miradas sonrientes, miradas románticas, miradas tristes, miradas que olvidan... miradas de desprecio, miradas de culpa, miradas de pena, miradas que no perciben, que ignoran aquello que tienen delante.

Cuando estamos hablando con alguien hay veces que miramos a los ojos, y otras no... hay veces que el mensaje va dirigido sin prestar atención. En ocasiones, nos miran, y no somos capaces de mantener la mirada. Otras veces, paseamos con la mirada perdida, sin ver, sin ser conscientes de lo mirado, y en un momento determinado, nos encontramos con otra mirada, también perdida. Una de las dos siempre vence...

Como dijo Antoine de Saint-Exupery, “Para ver claro, basta con cambiar la dirección de la mirada”.

¿Os hacen bajar la mirada o sois capaces de mantenerla independientemente de quién tengáis delante? ¿Miráis a los ojos de quien habláis, o guardáis este premio para muy pocos?


Te vi un punto y flotando ante mis ojos
la imagen de tus ojos se quedó,
como la mancha oscura orlada en fuego
que flota y ciega si se mira al sol.

Y dondequiera que la vista clavo
torno a ver sus pupilas llamear;
mas no te encuentro a ti, que es tu mirada,
unos ojos, los tuyos, nada más.

De mi alcoba en el ángulo los miro
desasidos fantásticos lucir:
cuando duermo los siento que se ciernen
de par en par abiertos sobre mí.

Yo sé que hay fuegos fatuos que en la noche
llevan al caminante a perecer:
yo me siento arrastrado por tus ojos,
pero adónde me arrastran no lo sé.

Fragmento de Rimas, de G. A. Bécquer


Dicen un proverbio árabe que quien no comprende una mirada tampoco comprenderá una larga explicación, pero fue Bécquer, el de las anteriores rimas, quien le puso precio a una mirada: Por una mirada... un mundo.

14 comentarios:

Los Caballos de Troya... dijo...

Hay una sensación que a mí me deja fascinado que es, cuando miras a los ojos de otra persona y ya sabes lo que piensa y lo que quiere.
No siempre es necesario la palabra para querer expresar algo.

Lo que más detesto son esas miradas de superioridad ( esas que siempre decimos, te miran por encima del hombro) Pero nunca hay que rechazarlas, hay que aguantarlas, para que sepan que tú te ves igual que ellos.

A medida que uno va madurando, va aprendiendo a mirar fijamente a los ojos de los demás.

Un saludo y como siempre, genial tu blog

Anónimo dijo...

Lo mismo, genial el blog Diógenes, lástima que no dispongamos del tiempo necesario para saborearlo, y en ocasiones aportar, auque sea, un granito de arena, de experiencias...
Ayer me miraba un tío en el autobús, durante un trayecto tan largo que yo ya no sabía adónde mirar, o esconder mi cara; estaba totalmente intimidada e incómoda; no podía aguantarla..., qué descaro!!! Entiendo un par de minutos, pero veinte.

Besos a los asiduos y no asiduos!!

noe78 dijo...

Buenos días
Para mí la mirada es muy importante.
Casi siempre piropean mis ojos porque dicen que son bonitos y expresivos, que tengo una mirada clara y trasparente y sinceramente, a veces me gustaría que no fuera tan clara jajaaj puedes saber lo que pienso o lo que siento sólo mirándome a los ojos y no es del todo bueno que tus sentimientos estén tan "a mano" de cualquiera que tenga a bien mirarte.
Soy de las que me gusta mirar a los ojos de la gente porque me parece una actitud valiente, abierta y clara pero no siempre es posible aguantar una mirada hasta el final...me delato cuando alguien me gusta porque siempre termino "poniendo ojitos" y claro, así no se puede ser misteriosa jajajajaj
Luego están las miradas que una recibe de desconocidos, la mayoría de las veces son miradas lascivas o pícaras...antes lo llevaba mal la verdad, pero de un tiempo a esta parte creo que me da lo mismo cómo me miren, para bien o para mal, si me incomodo por la mirada de un extraño que no volveré a ver la única que sufro soy yo y no me merece la pena.
Pero sí hay un tipo de mirada que me apasiona y es esa que se produce sin saber como con un extraño (que no extraña) cuando vas caminando por la calle y las miradas se cruzan y notas que hay una conexión invisible que te impide dejar de mirarle...y y al principio sólo es algo tímido, luego sientes un escalofrío y las miradas se clavan un poco más en el otro...cuando por fin estás a su misma altura le miras como desde abajo y ya no le miras sólo con los ojos, es como si estuviérais solos en la calle y vuestros cuerpos se atrayeran, sigues andando y pasas de largo pero tu mirada y la suya no pueden despegarse y al final una sonrisa a modo de despedida rompe en conjuro...¿os ha pasado alguna vez? A mi sí, y es inexplicable pero excitante.
Un beso.
Noelia

Snowhite dijo...

Para los que no pueden aguantar la mirada de otra persona os aconsejo no mirar directamente a los ojos sino en otro punto de su cara. Por ejemplo yo me concentro en el la nariz y mientras es suficientemente cerca de sus ojos la otra persona no se enterara. Claro hay que practicarlo en frente de un espejo para perfeccionar la técnica. Cosas de suboficiales...

amina dijo...

Jo, que suerte... a mi ya no me miran como al segund anónimo (supongo anónima) y como a Noe. Tampoco recuerdo como me miraban antes.

Yo soy muy simple, aguanto poco la mirada y si quiero con la gente de confianza le puedo decir las cosas con los ojos, o ellos a mi.

Yo sabía poner miradas intimidatorias, de esas que cuando eres joven y un hombre te mira y ves que se pasa en vez de dejar de mirar lo hacía fijamente retándole... era puñetera y casi siempre infalible.

Ahora hay muy pocas miradas que me lo digan todo... aunque esas pocas me convenzan y merezcan lo suficiente la pena.

Espero ir madurando para aprender a mirar mejor en todos los sentidos.

Saludos.

amina dijo...

Jo... Diogenes, no tires la piedra y escondas la mano... cuenta algo más de las miradas, de lo que quieras, es que sigo teniendo ganas de discutir con alguien.

Firebrand dijo...

"Acuerdate de mis ojos,
que están cuando estoy ausente
encima de la naríz
y debajo de la frente"
Campoamor.

manqueospese dijo...

¡¡¡Vaya poesía, Diógenes!!! No si al final me aficcionaré a leerla. Preciosa.
Alguien que sabe bastante más que yo para estos temas me dijo que para leer poesía había que tener una musa. (Lo siento chicas, no sé si un muso vale, jaja).

Para mí la mirada es la esencia de todo. Como bien dice Diógenes, al inicio, existen de todos los tipos. Y estoy totalmente de acuerdo con “los caballos de troya”: si hay mirada, no hacen falta palabras. Creo que todos sabemos interpretarlas. Otra cosa es que nos guste o no lo que expresan, nos den miedo, nos eleven por las calles (¿verdad, Noe?), o no las encontremos (seguro que es lo que te pasa Amina, ¿te dejas mirar?).

Soy tan defensor de la mirada que estoy por empezar una campaña en contra de ese artículo tan ridículo como son las gafas de sol. Sólo entiendo su uso en contadas ocasiones y me resulta una falta de respeto tremendo que alguien esté hablando contigo y no se las quite.

Para contestar a Diógenes. No sé hablar con nadie, sin mirar a los ojos. Si dejo de mirarle a los ojos, te puedo asegurar que es motivado porque no quiero hablar con ella y pretendo hacérselo saber. Aunque en estas ocasiones me suele acompañar el resto del cuerpo.

Quizás muchos problemas para los que la mirada es tan importante, es cuándo las palabras te dicen lo contrario a lo que tú has visto en esos ojos. ¿Será que no los sé interpretar? Me contesto yo solo. No, lo más seguro es que por cualquier causa te estén mintiendo.

Confianza total en los ojos y su expresión.

Tu mirada vuela negra. Vuela.
En las calles es una flecha
Que alivia el tiempo de los poetas.
Tú mirada vuela negra. Vuela.
Es la flecha que hiere el tiempo.
Que lo detiene, que lo hace espeso.
Que lo detiene, que lo hace eterno.
Tú mirada.


“Como quién da un refresco” M. García.

Besos para tod@s.

arturo dijo...

Hay una poesía de Manuel Altolaguirre que se titula "Miradas" y que me ha gustado siempre mucho y que paso a escribiros:
Ojos de puente los míos
por donde pasan las aguas
que van a dar al olvido.
Sobre mi frente de acero
mirando por las barandas
caminan mis pensamientos.

Mi nuca negra es el mar,
donde se pierden los ríos,
y mis sueños son las nubes
por y para las que vivo.

Ojos de puente los míos
por donde pasan las aguas
que van a dar al olvido.
La mirada es una parte de los sentidos, que dice muchas cosas, pero no habla.
Normalmente una mirada lo dice todo y lo muestra todo(escepto en un vizco,con perdón). Una mirada profunda de amor lo dice todo; es más valiosa que unos ojos bellos y no puede compararse ni con el mejor poema del mundo.
Me gustan especialmente las miradas furtivas ya que dicen tanto en tan poco tiempo.
Un saludo a todos.

DIÓGENES dijo...

Hola,
Lo primero pedir disculpas. Han tenido que cambiar el router de mi empresa y no he tenido internet. No he podido seguir el blog y contestar como otro días.

Los caballo de Troya, anónimo, muchas gracias.

Noe, no regales a todo el mundo tu mirada clara... no la merecen.

Snowhite, yo tambien evitaba mirar a la cara de los suboficiales, mas que nada, por si se les ocurría algo... jajaja...

Amina, te imagino frunciendo el ceño, y miedo me das... jajaja. En cuanto a tirar la piedra, ayer la tiraste tú y no quise pelea, pero hoy, estoy un poco guerrero, asi que venga, sea, discutamos... ¿de qué?... jajaja.

Firebrand, gracias por traer esos versos de Campoamor, y si te digo la verdad, ayer los miré y no los vi, tan bien.

Arturo, nunca la había leido, gracias.

Ah... se me olvidaba meterme con Amina, no por nada, sólo por eso, por discutir. A ver, uhmmm...
Amina... ¿te acuerdas de Golpes Bajos?:

No mires a los ojos de la gente
me dan miedo, mienten siempre

no salgas a la calle cuando hay gente
¿y si no vuelves? ¿y si te pierdes?

escóndete en el cuarto de los huéspedes
con todo a oscuras no pueden verte

las calles se van llenando de gente
en mi escondite puedes quererme
puedes quererme

quédate a mi lado
no lo pienses más

no mires a los ojos de la gente
me dan miedo, mienten siempre
no salgas a la calle cuando hay gente

¿y si no vuelves? ¿y si te pierdes?
¿y si te pierdes?

escóndete en el cuarto de los huéspedes

con todo a oscuras no pueden verte
las calles se van llenando de gente
en mi escondite puedes quererme
puedes quererme

quédate a mi lado
no lo pienses más
quédate a mi lado
no lo pienses más... etc... etc.. etc...

(no frunzas el ceño) Besos y saludos a todos.

amina dijo...

Me encanta esa canción, querido Diógenes, y claro, como si me hubieras visto, sabes que voy con el ceño fruncido y como dice manqueospese no debo dejarme mirar. No suelo hacer mucho caso de las miradas... a veces hay que esconderse de algunas, aunque ya hace tiempo decidí salir del cuarto de los huéspedes y caminar con la cara alta, que no altiva, aunque a veces lo aparente.

Una mirada furtiva... se agradece de vez en cuando, si acaso... hasta se responde con otra mirada cómplice, a veces, es la única posibilidad de comunicarte con alguien.

Recuerdo hoy en la barra de un bar... ella me miró y la vi, ya sabía lo que quería, se lo di. Nos vemos todos los días, solo nos saludamos, pero nos entendemos con nuestras miradas de sueño.

Buenas noches

Anfar dijo...

Hoy noto ojos y miradas en dos sitios... :-)
Encontrar a esa persona amiga que cuando te mira a los ojos sabe perfectamente lo que piensas y cómo estás, es todo un privilegio. Y, por supuesto, yo también sé exactamente lo mismo al mirarle.
Las palabras, a veces, "mienten" y, además, cansan. Las miradas, a buen observador, son más sinceras. Pero procuro no olvidar que toda observación lleva nuestra propia carga subjetiva de "interpretación" y, por ello, me fío más del olfato. ;-)

Durante años coleccioné fotos de carnet de las personas cercanas. Comparaba las "diferencias" que, a mi entender, se producían en la mirada de una misma persona con el paso del tiempo; observando fotos de la misma persona en años distintos. Dejé esa colección, desde hace tiempo, pero sigo manteniendo una afición muy fuerte por la fotografía en general.

Noe, si esa es tu foto, pienso que tienen razón los que te dicen que tu mirada es muy expresiva.
Un abrazo para todos.

Anónimo dijo...

Por una sonrisa, un cielo, por un beso... yo no sé que te diera por un beso.( creo haberlo recordado bien). Estoy impaciente por que empieces a ser miembro activo de GB, he leido algunos mas de tus escritos y me encantan.
Un beso
Fefi

Noa dijo...

Hay miradas transparentes, y miradas... que simplemente no miran. Pero cada vez me sorprendo más: no siempre los ojos expresan lo que hay detrás.

Amina, leyéndote lo que le dices a Diógenes, te invito a debatir en la última entrada que ha hecho Firebrand en nuestro Blog. Y, por supuesto, a todos los contertulios que así lo deseen. :-))
Un abrazo,
Noa