Mi lista de blogs

domingo, 27 de enero de 2008

JUNG...



Ánima sencillamente significa en latín, alma. Pero fue Jung, en su psicología analítica quién le dió otro significado, lo definió como el aspecto femenino presente en lo inconsciente de los hombres, la imagen reflejo de una mujer que está presente en los sueños y en las fantasías de un hombre. El ánima representa una imagen viva del alma y los contenidos espirituales de la persona, por lo cual se siente enteramente dependiente de ella. Jung, sólo aplica sus definiciones de ánima al llamado imaginario másculino. Es en la psique femenina, donde el aspecto másculino presente en las mujeres lo denominó ánimus.


Jung destaca cuatro fases en el desarrollo del ánima:


La primera, sensitiva y biológica la identifica con Eva.
La segunda, con elementos sexuales, además de románticos, la simboliza como Helena.
La tercera, de sentimientos más espirituales donde se establecen relaciones durareras, la identifica con María.
Y la cuarta, identificada como Sofía, es donde se alcanza la sabiduría trascendente, y donde el ánima se encarga de llevar contenidos de la inconsciencia a la consciencia.


¿Y este rollo para qué? Pues para decirnos que la tendencia natural de todo hombre es la de proyectar los contenidos de su ánima en una mujer real.


Jung, así mismo le pone cuatro fases al desarrollo del ánimus:


La primera, etapa representada por el poder físico, cuyo símbolo era Hércules.
La segunda, el ánimus se carga de iniciativa, independencia y desarrollo intelectual y económico, denominándolo Apolo.
En la tercera etapa el ánimus se transforma en la palabra y lo simboliza con un profesor o un sacerdote.
Y en la cuarta, en su mayor manifestación, la mediación de los contenidos inconscientes y conscientes, lo denomina Hermes.


La tendencia natural en una mujer es la de buscar los contenidos de su ánimus en un hombre real.


Complicadas son todas las búsquedas, digo yo. Pero, ¿qué es lo que buscaís las mujeres en los hombres y viceversa?

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Que pronto ha entrado diogenes para ser domingo.
Pues, a mi los chicos me gustan que sean sinceros, que les guste de la vida lo mismo que a mi, y sobre todo que me hablen mucho y me hagan reir. No pido mucho.

ROCIO.

arturo dijo...

Querido Diógenes: Creo que te estas refierendo a la idea de Jung de imágen animica, la cual se desdobla en dos aspectos: el anima (en el hombre) y el animus (en la mujer). Aunque anima y animus no se encuentran claramente diferenciados, sino que son interpretados en un complejo juego de compensaciones psíquicas. Entonces, ¿qué buscamos los unos en los otros? Creo que buscamos aquellas cosas que le faltan a nuestra psique o que tenemos en menor medida. Tendemos a los llamados equilibrios emocionales y demandamos del otro aquellas cosas que según nuestra psique nos hace sentirnos mejor. Jung estudiaba la psique desde el punto de vista de actividad más que por su contenido y definia las cuatro funciones principales de la psique que eran:sensación, sentimiento, intuición y pensamiento. El exceso de alguno de ellos es lo que provoca un deternimado aspecto psicológico (personalidad introvertida o extrovertida). Dicho esto, creo que todos buscamos en el otro aquellos aspectos que emocionalmente nos pueden hacer sentir mejor y que para unos seran más importantes unos que otros, como ha dicho Rocío más arriba definiendo las cualidades de su "chico ideal". Perdón por la clase de "filoso-psiquiatria". Sigo valorando mucho más una buena poesía. Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

La verdad es que me gusta entrar aqui por dos motivos. Primero es como si diogenes lanzara una piedra, y luego porque hay mucha gente con mucha cultura para mi, que la complementa. Gracias Arturo.

ROCIO.

arturo dijo...

Gracias Rocío. Creo que no es para tanto. Un saludo

Anónimo dijo...

Tengo un amigo, el mejor amigo. Y es hombre, o mejor dicho, es gay, o mejor, es bisexual. Pues bien, me llevo mejor con él que con nadie en el mundo. Me entiende, me comprende, me aconseja, me peina, me viste, me decora la casa, uff.. un cielo. Tiene todo lo que puede desear una mujer, sin embargo, sé que como hombre, nunca me fijaría en él. Y ¿por qué? si lo tiene todo. Pues precisamente, porque yo como mujer necesito algo en el otro que yo no tenga. Es como buscar el complemento.

¿Qué busco en un hombre? Uff, soy exigente, no voy a empezar a enumerar... pero hay una cosa que sí es imprescindible que tenga, y es que me enseñe con su sabiduría, me gusta el continuo conocimiento. Por eso debe ser inteligente, y sobre todo que tenga sentido del humor pero un humor fino, incluso irónico. Me chifla.

Kristalinas

noe78 dijo...

Buenos días,
Qué difícil definir en unas cuantas líneas como nos gustan los hombres no???
Siempre he oído decir que la gente busca una pareja que le "complemente"...yo no puedo evitar que eso me suene forzado.Yo no quiero que me complementen (por supuesto no quiero complementar a nadie), yo quiero una persona completita (y me explico) inteligente, con carácter y poder de decisión, con buena conversación, divertido, que tenga su propio universo vital...no quiero que necesite de mí para sentirse realizado, quiero que me quiera, que me deje ser yo misma, que comprenda que podemos querernos pero no tenemos que mimetizarnos.Puedo parecer poco romántica diciendo todo esto, pero creo que es todo lo contrario, lo soy y mucho pero no me gusta pensar que para querer y que me quieran tengo que formar una sola persona con alguien, no quiero dejar de ser yo y por supuesto no quiero que la otra persona cambie por quererme.
Cuantas parejas son de una manera cuando se conocen y cuando pasa el tiempo no las reconocería por separado ni su madre...
No busco el chico ideal, no me gusta la perfección, lo quiero "complejo", con intereses, con aristas que descubrir, pero con imperfecciones....eso de buscar un ideal se puede convertir en una utopía que no nos permita ver lo que tenemos delante.
Un besazo.
Noelia

Claire de la Framboise dijo...

Da igual lo que nos guste. Al cabo del tiempo lo que nos parecía gracioso, se hace patoso; la locuacidad, charlatanería; la ironía, mordacidad.
No sé de qué depende, supongo que tiene que ver con que no somos iguales, vamos cambiando un poco todos los días y nos deja de gustar lo que un día nos deslumbró, y creo que asumirlo es la única manera de seguir "deslumbrada" o al menos interesada en seguir viendo los cambios propios y ajenos.

Besos

Noa dijo...

Tema muy denso este. Estoy en la linea de Claire. En cada etapa de la vida, a largo plazo, los planteamientos varían, como también las necesidades.

Pero Diógenes, echo en falta hoy, como otros días, que expones un tema y no te pronuncias sobre él. Qué menos, ¿no? :-))
Un abrazo

Firebrand dijo...

Noe 78:
El fundamento humano es nacer para el amor. El amor y sus infinitas manifestaciones son el aire que respiramos y el agua que tomamos.
Si yo tuviera que decidir—después de una dilatada vida como la mía—
cual fué la mujer ideal de cuantas conocí, pués diría: "la formada por un pedacito de cada una de las que conocí", o sea alguién que reuniera lo mejor de cada una. No existe, solo en mi imaginación.

DIÓGENES dijo...

Sea Noa, me pronuncio sobre la pregunta:

El planteamiento varía, y como tal, también la percepción del mismo. Ya que veo la vida como un misterioso camino, creo que no busco complejidades, sino sencillez. Quizás el verme reflejado en una mirada, o en una sonrisa… el sentirme en paz caminando con alguien, en el que noto un cierto tipo de atracción mutua, que si no particular, si es general en muchos aspectos.

La búsqueda varía a lo largo de la vida, y la experiencia, te vuelve un sibarita de lo que te rodea. Sabes con el tiempo, con una limpia claridad aquello que te gusta y te disgusta.

Y antes de que me vuelva a decir Noa que me moje… jajaja… diré… que mi empatía actual es siempre con alguien que ya haya decidido desprenderse de la esclavitud de la vida, de los apegos que te viven, y que haya descubierto que en el momento está el grial a descubrir, a disfrutar plenamente. Esos momentos se pueden materializar de muchas formas y todas alrededor de deseo, complicidad, y cualquier valor de saber ser feliz, o al menos, intentarlo…

Hace ya tiempo definí lo que era para mi esa belleza no material que me atrae de las mujeres. Pienso que si os copio ese texto que está ya en un libro, me explicaré mucho mejor.

“ Siempre he admirado el cristal, me ha parecido una sustancia dura y preciosa a la vez, delicada y bella al mismo tiempo...

Cuando se materializa en asombrosas botellas con delicioso contenido, se asemejan, para mí, a la belleza femenina...

He conocido dos tipos de botellas:

La primera era perfecta, con deliciosas curvas, daba gusto tenerla. La pusieras donde la pusieras realzaba el contexto, destacaba sobre las demás... Todo el mundo la miraba, su presencia determinaba un antes y un después. Cuando la tenías en tus manos, eras envidiado por el resto... Pero, ahora bien, era transparente, fácil de ver su interior, insípida cuando empezabas a beberla... y se vaciaba con tremenda rapidez...

La segunda no era tan perfecta, podía pasar desapercibida porque su diseño no era nada especial... Sabías, nada más verla, que habías visto ya muchas antes como ella... Era bonita, también. A mí me gustaba, había aprendido a quererla, a no poder dejarla una vez la poseí... Y, para mí, era la única botella. Su contenido era opaco, denso, imposible de beber de una sola vez... dulce y embriagador al mismo tiempo... y me había hecho comprender, desde que bebí el primer sorbo, que ya nunca me podría separar de ella...”

De “El retiro de Diógenes”..

Snowhite dijo...

Que sea mi mejor amiga. Ni mas, ni menos.

Snowhite

Anfar dijo...

No creo en las búsquedas, ni en los complementos. Creo en encontrar y en el respeto mutuo.

Al igual que Snowhite, me satisface una verdadera amistad.

Arturo me gusta esta poesía y la leo traduciendo la palabra "cuerpo" por la palabra "persona", espero que la consideres como buena ;-)

"Teoría de conjuntos"

Cada cuerpo tiene
su armonía y
su desarmonía.
En algunos casos
la suma de armonías
puede ser casi
empalagosa.
En otros
el conjunto
de desarmonías
produce algo mejor
que la belleza.

Mario Benedetti

noe78 dijo...

Firebrand...
Estamos de acuerdo completamente...creo que ese es mi problema que quiero sin límites y el amor es el motor de todo lo que hago y pienso en la vida....y por eso le digo que, aunque no cambiaría mi forma de ser, sí es cierto que eso te hace vulnerable y se sufre mucho...pero nunca he renegado de ese sufrimiento...lo acepto como parte del juego.
Como ya le digo...no busco personas ideales...sé que no existen, yo misma no lo soy ni lo seré...pero es que creo que si fueramos "ideales" seríamos muy aburridos.
Un saludo.
Noelia.

yolanda dijo...

Me gusta mucho Jung y sus ideas... comparto mucho con él.
En los hombres busco aprender de sus cualidades, que estén dispuestos a compartirlas conmigo y me permitan crecer como persona. Lo mismo que busco en las mujeres. La complementariedad no me gusta porque a menudo deriva en depedencia.
Si me siento un poco frágil, me gusta arrimarme a una persona fuerte... pero no para que me proteja ella siempre y crear así un binomio fuerte-débil, sino para aprender a ser más fuerte yo también.

arturo dijo...

Anfar, me gusta bastante la poesía ya que despierta en mí unas sensaciones maravillosas. Considero la poesía como la voz del alma que se estremece por las pequeñas y cotidianas cosas de cada día. La belleza que puede llegar a encerrar lo sencillo. Cerrar los ojos y escuchar la naturaleza, los pajaros, los arboles, los gritos y risas de los niños jugando en el parque. A solas, disfrutando con la palabra y la rima; deleitándome en pensamientos que me hacen más soportable el vertiginoso mundo que nos rodea. Es la mascarilla de oxígeno que me pongo para respirar limpio. Al fin de cuentas siempre tendremos la palabra y con ella la poesía. Un saludo Anfar y a todos los demás. Por cierto, la poesía muy buena Anfar.

Manqueospese dijo...

Pues mira. Creo que es correcto lo de Jung, que en cada época se busca algo distinto, aunque muchas veces no siga ese orden cronológico, lo que buscan las personas en su pareja.
Parece lógico, pero depende.
Además para la vida en pareja, es importante que las personas coincidan en sus cambios y en sus búsquedas. Eso es lo que consigue que las parejas se hagan fuertes y se estabilicen. Si eso no sucede, parece que lleve al camino contrario.

No soy aficionado a la poesía, pero recientemente he descubierto una que podría identificar a Helena, pero su autor la denominó Amaranta:

Rubios, pulidos senos de Amaranta,
por una lengua de lebrel limados.
Pórticos de limones, desviados
por el canal que asciende a tu garganta.

Rojo, un puente de rizos se adelanta
e incendia tus marfiles ondulados.
Muerde, heridor, tus dientes desangrados,
y corvo, en vilo, al viento te levanta.

La soledad, dormida en la espesura,
calza su pie de céfiro y desciende
del olmo alto al mar de la llanura.

Su cuerpo en sombra, oscuro, se le enciende,
y gladiadora, como un ascua impura,
entre Amaranta y su amador se tiende.

Rafael Alberti.


A mi particularmente, me encantó.

Saludos.

amina dijo...

Qué ganas de fastidiar traigo...
Si se complementan el hombre con su anima y la mujer con su animus, ¿qué hay de los homosexuales?

Será que sigo poco trascendental pero no sé si la búsqueda de la pareja va más allá del puro instinto animal de perpetuación de la especie; después disfracemoslo (que alguien le ponga el acento que hoy no sé dónde va) decía que lo disfracemos de lo que queramos, de palabras bonitas, de cambios, de caminos cruzados o divergentes, de entendimientos, de complementos...

Como algunos decís también se puede buscar en la poesía un complemento a alguna de nuestras carencias, o en la música, o en los paseos... Pero también aquí encontramos a gente que nos regala sus ideas, y no son nuestra pareja.

¿La pareja? siento estar de acuerdo con Anfar, y siento decir que no se puede siempre cambiar en el mismo sentido y hay que asumir que la vida nos va llevando por distintos derroteros y cuando es así mejor no complicar más las cosas.

Leía algo el otro día sobre todas estas cosas, sobre lo que se comentaba el otro día de lo inevitable, sobre tomar las riendas de la propia vida... y mis reflexiones fueron crudas hacia mi misma: tengo mucho tiempo de mirarme el ombligo, igual que tengo tiempo de estar aquí charlando con vosotros, no tengo problemas para comer todos los días, no paso frío y tengo un colchón donde dormir... todos los míos tienen sus necesidades más que cubiertas... no salimos a cazar jugándonos la vida a diario. Entonces, decididamente, tengo tiempo de hacerme pajas mentales con la inteligencia, el bienestar, el equilibrio emocional, etc.

Ah!!! y también de hacer crucigramas.

Noa dijo...

Gracias Diógenes por tu contestación. Amina el espíritu de como se sienta cada uno es lo que cuenta, supongo.

Firebrand dijo...

Oye, Noe 78

No me trates de usted, que me siento más viejo.

noe78 dijo...

Ok querido Firebrand...yo le tuteo si usted me quita el numerito de después de mi nombre ¿vale?

Un beso.

Noelia.