Mi lista de blogs

miércoles, 14 de noviembre de 2007

BAUDELAIRE...


Dijo,

“¿Quién entre los dioses osará, Lesbos, ser tu juez
y condenar tu frente pálida de extravíos,
si sus balanzas de oro no han pesado el diluvio
del mar han vertido tus arroyos?
¿Quién entre los dioses osará, Lesbos, ser tu juez?

¿Qué quieren de nosotros las leyes de lo justo y de lo injusto?
¡Vírgenes de corazón sublime, honor del archipiélago,
vuestra religión como otra cualquiera es augusta,
y el amor se reirá del cielo y del infierno!”

Y Baudelaire exaltó con estos y más versos las relaciones lésbicas, y su obra “Las flores del mal” y él mismo, fueron condenados y llamados malditos por la Dirección General de Seguridad Pública de Napoleón III, y no sólo eso, sino que fue despreciado públicamente... hipocresía social, del bien y del mal, que se atreve a dictar los caminos de los demás...

¿Os atreveríais a ensalzar una bandera que aun no vuestra, necesite ser defendida, existiendo el riesgo de ser señalados con el dedo?... o, ¿preferís mirar a otro lado cuando algo o alguien os necesita?

7 comentarios:

Viktor dijo...

Grande Baudelaire. Tuvo gran trascendencia en mi formación literaria, allá por la dorada juventud. Hace tiempo que no lo recorro otra vez. Extremadamente recomendable.

L'oubli puissant habite sur ta bouche, / Et le Léthé coule dans tes baisers.

(Por cierto, las causas perdidas solían ser mi especialidad. Con los años me he hecho más cómodo, he engordado y me he aburguesado, pero el enanito vehemente y anarquista que llevo dentro no me deja dormirme más de la cuenta. Así que no será raro verme enarbolando banderas. Tricolores, normalmente.)

Anónimo dijo...

Si. He mirado al otro lado mas veces que me gusta recordar porque una cosa es pasear por la Castellana otra es hacerse matar, y peor aun a los hombres bajo su responsabilidad, cuando no hay posibilidades de éxito.

Esto dicho, he utilizado "mi iniciativa" (gran eufemismo del ejercito británico para: he desobedecido las ordenes)
mas de una vez para meterme donde no debía.

En un contexto civil prefiero utilizar mi voto que otra cosa pero no tendría ningún reparo en defender la bandera de otro si pensaba que tenia razón y mi apoyo resultaría útil. No me importaría la opinión de los demás en absoluto. Ya saben donde pueden meter sus dedos.

Snowhite

ARTURO dijo...

Gran pregunta Diógenes. Creo que estamos dispuestos a defender aquello que nos parece justo. Pero se plantea otra cuestión: ¿Qué es la justicia? Acaso es igualdad, es equidad. ¿Quién pone la objetividad a la igualdad o la equidad? La defensa de las cosas se hace siempre bajo un punto de vista subjetivo e interpretativo. ¿Puedo defender aquello que aunque subjetivamente piense que esta bien no comparta? De todas maneras siempre procuro aplicar la máxima que dice: "Defenderé siempre tu libertad de expresarte libremente aunque no piense de la misma manera que tú". Yo también, al igual que viktor, tengo un duende que no me deja tranquilo ante mís pensamientos subjetivos y enarbolo; ya lo creo que enarbolo, más de lo que debería. Un saludo a Tod@s.

DIÓGENES dijo...

Creo Arturo,

Que la justicia no tiene que definirse para saberse justa... no es tan dificil encontrarla...

Cada vez estoy más cerca de pensar que la definición de la justicia no es sino una causa de nuestra inmadurez social, cultural, educativa...

La justicia es sencilla... lejos de la picaría infantil... sí un niño realiza algo que está considerado mal... su mirada te dice que lo sabe...

Si sabemos de nuestros actos, sabemos lo que no debemos hacer... lo que invade la vida ajena, agrede, o simplemente no deja vivir...

Estoy con Viktor en el aburguesamiento... yo también lo he sufrido... pero no estaremos ya dejando a un lado algo muy importante de la vida?... o simplemente hemos tirado la toalla?... de todo hay... ya que sabéis que toallas, todos nosotros, ya hemos tirado muchas...

Snowhite... el ejercito... es otra cosa... la guerra, aun no defensa, tiene una parte de sinrazón... y cuando se llega a la sinrazón, se necesita imponer un yugo desligado a la ética para lanzar vidas a la muerte, o a eliminar otras vidas...
y no hay más...

Y, volviéndo a lo de antes... Arturo... no arreglaríamos la justicia con una simple ética?

Un saludo.

Anónimo dijo...

He defendido causas que no eran las mías, o por lo menos no eran vinculantes para mí. Aunque hoy en día me parece un poco dificil que te señalen con el dedo por ello. O a lo mejor se sigue haciendo y yo no me he dado cuenta, será que no me importa.

Recuerdo especialmente dos noches que fui de piquete en sendas huelgas generales. Yo, por aquel entonces, ni siquiera trabajaba, y aunque hoy lo hago soy empresaria (de las pequeñas), así que cualquiera que me oiga podría señalarme con el dedo y reírse a carcajadas.

Defender una bandera me parece idiota, las banderas no definen a nadie, por mucho que queramos darle valor. Son telas, no hay más. Si hablamos de personas, voy donde haga falta.

Un beso.

LIA

Anónimo dijo...

No se si es virtud o defecto pero siempre he sido defensor de causas perdidas o de opiniones minonitarias. Casi siempre hago de abogado del diablo en las conversaciones familiares o entre amigos, algunas veces sin estar convencido, pero me gusta que haya diferentes posturas que nos hagan reflexionar y discutir.
No soporto la violencia, he intervenido en situaciones de violencia entre personas en la calle, eran desconocidas para mi, pero no pude evitarlo. Afortunadamente en ambas consegui finalizar la disputa, entre otros motivos porque otros transeuntes, que no se decidian a intervenir, se solidarizaron conmigo y me respaldaron en la accion. Se que esto algún dia me va a ocasionar un disgusto pero soy asi.
Me molesta, sobremanera, la intransigencia de las personas y que ni tan siquiera se dignen a escuchar opiniones que, aunque sean sensatas, vayan en contra de sus propias convicciones.

un abrazo.
KBG

arturo dijo...

La Ética, estimado Diógenes, se define como la doctrina de las costumbres. La amistad, la justicia, el valor, etc.proceden de las costumbres (según los empiristas). Estoy totalmente de acuerdo contigo cuando me dices que la justicia se arreglaría con una simple ética. Teniendo cuidado de que esas costumbres; ya sabes, sobre las que se soporta la ética, no sean vistas socialmente bien a pesar de ser injustas. Ejemplo: el capitalismo salvaje que agota todos los recursos y deshumaniza a las personas.
Perdón por "tirar" de filosofía. Es triste. Yo también prefiero la poesía. Un saludo