Mi lista de blogs

martes, 18 de marzo de 2008

MUSAS...


La Musa (1935) de Pablo Picasso



Oh excelente musa, diosa inspiradora de la mañana o bien, divinidad de la noche, donde en el silencio del espacio consigue parar el tiempo que late en tu mente…

Acaso eran tres musas en los comienzos, con atributos en la flauta, la lira o el bábito, y luego fueron nueve… y fue Platón el que se atrevió a añadir la décima poniéndola nombre en la figura de la poetisa Safo de Lesbos.


“Oh musas, oh altos genios, ayudadme!¡Oh memoria que apunta lo que vi,ahora se verá tu auténtica nobleza!”

Dante, La Divina Comedia, Infierno II


Roma, el Renacimiento y el Neoclasicismo, consiguieron asociarlas con sus nombres:

Calíope para la poesía épica, con estilete, y a veces con un pergamino.
Clío, sentada y protegiendo la historia.
Erato, con su lira, cantando a la lírica y poesía amorosa.
Euterpe, para la música, con una flauta.
Melpómene, la tragedia con una máscara.
Polimnia, la más seria para la poesía sacra.
Talía, para la comedia, con otra máscara.
Terpsícore, musa de la danza.
Urania, musa de astronomía y astrología.


¿Habéis tenido vosotros alguna musa en la vida? ¿O pensáis que la inspiración ya no para crear algo sino para tomar un camino, viene sola?

Qué sería de poetas y de bardos sin la protección de las proféticas musas. Qué cantos les llegaría a los románticos que no sabrían dirigir sus versos o sus prosas ensalzadas. Qué tristes y callados serían los versos descabezados, sin dirección, sin origen, sin contenido apenas para el que los intenta arrebatar de la nada.


“Quién me diera una musa de fuego que os transporte al cielo más brillante de la imaginación; príncipes por actores, un reino por teatro, y reyes que contemplen esta escena pomposa”

Shakespeare, Enrique V


Extraña razón para escribir, componer, plasmar algo de la nada. Escondido lugar quizás para obtener lo bello, lo pulcro y lo agraciado para el oído, la vista o el sentido ajeno, pero siempre acompañado de un estímulo.

Pero ya, llegado el momento, ¿podemos decir adiós a nuestra musa? ¿Llegaremos a ser tan desagradecidos?

En fin, cada uno sabrá cómo decirle adiós a su musa, incluso con una canción…

http://es.youtube.com/watch?v=XSKJk-Q5oTs

Yo, creo que sí os diré adiós a vosotros, volveré al menos con nuevas piedras el lunes, después de algunas torrijas. Si pasáis el viernes por el mojón de Burgos y Soria, en Brazacorta, quizás nos tomemos un ribera de bodega, y si no es así, tened cuidado con los caminos, la vida no merece dejarla en cualquiera de ellos.

Besos y abrazos…


8 comentarios:

Lula May dijo...

Yo voy encontrando musas donde menos me lo espero y cuando estás con los ojos bien abiertos y los sentidos bien despiertos las musas son benévolas y favorables.

Pásalo bien estos días y disfruta del descanso del guerrero urbano. Y, por supuesto, cuidadín con los atracones a comer... ;-)

Besos a todos,
Lula.

María dijo...

Diógenes:

La inspiración, cada persona, la encontramos de diferentes formas, maneras, colores y tamaños, dependiendo de la personalidad de cada uno, mientras que a una persona le puede inspirar estar en contacto con el mar, a otra le puede inspirar con tan sólo contemplar un pájaro volando, amigo, es tan variada ..., también depende del día que hayas tenido, e, incluso, en un día determinado te puede inspirar, incluso, lo que en otro día no te inspire. Pero de todas formas, sea como sea, esos momentos de inspiración debemos de plasmarlos de alguna manera, no dejarlos volar, sino que queden patentes para poderlos apreciar, después otro día, que necesitemos de esos momentos.

Te deseo que disfrutes intensamente de estos días de vacaciones.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Buenos días.
Creo que sí hay quien puede decir adiós a una musa...al encuentra una nueva es fácil olvidarse de lo que se sintió...
Un beso.
Noelia

yolanda dijo...

Creo que la inspiración existe, pero tambien creo (como Picasso) que si la inspiración existe, lo mejor que nos puede ocurrir es que nos pille trabajando ;)

Las musas existen, pero nosotros tenemos que estar receptivos y no siempre es posible. Tampoco hay que dejarlo todo en sus manos, porque las musas son un tanto veleidosas... hay que acordarse de invocarlas cuando las necesitemos.

Linda la canción de Coti, pero... ¿que te ha hecho la musa, Diógenes, para que la despidas así? :))))

Disfrutad, descansad y sed prudentes... besos para todos.

Mus dijo...

A mí, siendo Mus, una musa me vendría bien, y con dos musas haría un triuso, y con tres musas jugaría al mus. Con cuatro musas ya no sabría qué hacer: sería musho.

DIÓGENES dijo...

Yolanda, nunca he despedido a ninguna musa... por mucho que ellas lo crean.

Mus, jajajajajaja... sin comentarios, eres un as... mus... as...

Manqueospese dijo...

Pienso, al contrario que Anónimo, que se pueden tener diversas musas y que cada una despierte inspiraciones distintas... Y después de "despedir" a una no creo que se olvide jamás... aunque despierte luego otras sensaciones... Se convertiría en musa de otros sentimientos...

Lo que sí creo es que para escribir algo ha de existir una motivación y si es para expresar sentimientos, sólo saldrá algo realmente poético si se tiene el referente de la musa.
Diría más. A la hora de leer unos versos y valorarlos, si no se tiene musa, no encontraremos significado a mucho de lo que se dice...

Claro ejemplo de genialidad, son las palabras de mus. Que exponga aquí si su motivación era quedarse con todo el blog. Magnífico.

Un saludo para tod@s y aunque se me haya pasado el día, felicidades a todos los papás, Josés, Pepes, Josefas, Pepitas y demás...

Pepe dijo...

Ay! Diógenes! qué sería de tí sin el copieteo del Google. Las tienes a todas locas. El Maestro... el maestro... el maestro.

Es la primera vez que leo tu blog y tus intervenciones en otros (de chicas, claro). No te preocupes, que no volveré a leerlo. Para eso tenemos el Google. Un post cada dos días... es mucha tela. ¿Eh? Inventa algo que esto que pones ya está inventado ... Maestro.