Mi lista de blogs

domingo, 4 de enero de 2009

CARTA V

Estimado Odiseo,

Tengo ya puesto un pie en esta solitaria orilla…

Y después de soñar los ritos extraños de campanas huecas y frutos de viña, me encuentro solo, esperando el mañana y el después.

Y noto el miedo a lo desconocido a mi alrededor. Porque no son tiempos buenos.

Encontré a un viejo que caminaba hacia la lejanía. Mas, al preguntarle su destino me dijo que era el pasado. Me invitó a pedir a lejanos reyes mi futuro. Y yo quise creer.

El anciano había envejecido con el año y me dijo, que el futuro era incierto, para todos.

La congoja me llevó al error, al de siempre, al no sentir el presente sino imaginar el mañana, tan lejano, tan inquieto, tan impredecible.

El viejo me avisó del nuevo año, y me contó extrañas palabras donde la inquietud estaba presente. Me dijo que los nuevos tiempos ya no hacían soñar, y que el miedo de los habitantes cercanos le hacían rezar a lo desconocido por miedo. Miedo, a seguir viviendo.

Extrañas mantícoras carmesíes que nos deniegan el paso a la felicidad.

Pero, ¿podemos hacer nosotros algo?

Muchas veces las respuestas se encuentran en la sonrisa de los niños y en sus palabras.

NADIE.


8 comentarios:

Evan dijo...

:)

Leyendo a Diógenes...

Besitos!

Yolanda dijo...

¡Feliz año nuevo! Que el futuro incierto no sea tan negro como nos lo pintan. Que se jodan las mantícoras carmesíes.
Y que... como las golondrinas del tejado, volvamos a vernos, de año en año.

Un beso muy fuerte.

ARTURO dijo...

Podremos temer por el futuro "incierto". Podremos manifestar nuestro pesar por los tiempos venideros... Podrán intentar desestabilizar nuestra armonía. Siempre nos quedará la ESPERANZA. Mientras los niños sonrían habrá ESPERANZA. Mientras las parejas se besen habrá ESPERANZA. Mientras cada mañana tengamos aire fresco habrá ESPERANZA.Mientras una carne trémula se deje acariciar habrá ESPERANZA. Habrá..., habrá..., habrá..., Nunca nadie nos podrá quitar aquello que verdaderamente tiene valor. A fin de cuentas, el dinero solo es eso; dinero. Un saludo para todos.

DIÓGENES dijo...

Evan, encantado de leerte a ti... por aquí.

Yolanda, este año toca, ¿no?

Arturo, solo es eso, pero algo ayuda en estos mundos que nos toca vivir... en cuanto a la esperanza, un día lo dije, la esperanza no está para esperarla.

Halzea dijo...

Cuando hayan perecido todos los placeres corporales, uno se pregunta por la fortuna, el destino...

Independientemente de que Carpe Diem sea o no una opcion de vida buena, uno no debe inquietarse por el destino. Los sabios griegos dirían que los dioses no se entrometen en los problemas del hombre, tienen otros quehaceres más importantes.

Saludos!

DIÓGENES dijo...

Halzea, no esperemos entonces al destino. Dejemos que nos espere en silencio y vivamos el momento intensamente.

dezaragoza dijo...

Simplemente excelente. Un saludo.

Carlos Añejo dijo...

Cierto, muchas veces las respuestas se encuentran en las palabras que forman las preguntas de los niños.

Por cierto, ¡viva la vitalidad de los puntos suspensivos!...