Mi lista de blogs

miércoles, 20 de agosto de 2008

...


La Balada del viejo marinero:

[...] El timonel tenía agarrada la rueda
y el barco se movía, se movía
sin que una sola brisa lo moviera.
Cada marino en su puesto intentaba
tensar los cabos, y no tenía fuerzas:
¡éramos una tripulación difunta, cadavérica!
[...]
Más fuerte y más terrible
seguía retumbando bajo el agua:
alcanzó la nave, dividió la bahía
y, como plomo, la nave desapareció bajo sus aguas
[...]
Aturdido por el ruido aterrador
que cielo y mar estremecía,
mi cuerpo quedó a flote
como quien lleva ahogado siete días
[...] esta alma mía
en medio del mar se sintió muy sola:
tan sola que ni el mismo Dios parecía
estar entre las olas.

(Samuel Taylor Coleridge)”




Dicen que los herejes no son los quemados, ni los perdidos, ni aquellos que se alejan del dogma, sino los que ponen en su boca esta palabra. Pero yo desde hace años me considero un hereje. Hereje de las formas, de la mirada, de la vida en si misma. Soy un hereje de las compañías, del grupo, de la sociedad, de la norma, aunque públicamente elija ser autista.

La singladura está determinada. La bitácora se muestra ante vosotros y el destino, ¿quién cree en el destino?

El otro día leí acerca de mi reciente destino, pero en vez de dejarme en el presente, me llevó al pasado… muy atrás.

http://cuandollegalanoche.blogspot.com/2008/08/los-puntos-suspensivos-de-pendragon.html

Gracias Hisss.

El destino es cierto. Y me veo distinto.

El verano ha traído el resto… recuerdos.

No diré más, todo es conocido. Aquellos blogs, aquellos instantes…

Mi singladura continúa. Mi espíritu queda contigo, Nadie… y quien desee seguirte no tiene más que escribir dos palabras… tu nombre y el nombre de la fiesta de los esclavos… allí estaremos, al menos… algún tiempo.

Besos y abrazos.

Diógenes.

11 comentarios:

Belén dijo...

El destino muchas veces lo haces tu, querido, si es tu decisión...

A pasar de blog pues

Besicos

ARTURO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ARTURO dijo...

El destino procede del término latino "factum" (lo predicho), osea el conjunto de cosas dichas sobre el porvenir por un oráculo, por intuición y hasta por reflexión racional. Deriva del griego de otro vocablo que significa "la parte" que le toca a cada hombre dentro de una serie de acontecmientos que constituyen "la trama" del universo. Fundiendo ambos conceptos, resulta que el destino es la "suerte" que le "toca" a cada cosa en tanto que sea en principio cognoscible o enunciable por medio de oráculos, intuición, etc.
¡Ahhh! como eran estos griegos y romanos.
Contemporáneamente, el destino según Scheler es la expresión de un núcleo emocional -sistema de preferencias o repugnancias o "ethos" subjetivo- en que consiste el hombre. Por eso el destino es independiente del querer y del deseo, así como del acontecimiento objetivo real.
Me pregunto:¿Es esta última definición la que más se aproxima a la de destino? En fin, el "destino" algún día me lo dirá.
Un saludo Diógenes y demás blogueros.

Yolanda dijo...

Intuyo que este verano has tomado mucho el sol sin ponerte una gorra en la cabeza. O que has perdido muchas partidas de mus. O ambas cosas a la vez.

También pudiera ser la melancolía del otoño que ha decidido hacerte una visita temprana.

Te acompaño en el sentimiento y te dejo un poema para que te acompañe él también:

http://www.letrasdelmar.com/fichabiblioteca.php?idctdo=882

Si yo fuera un caballero y tuviera un escudo de armas, esto es lo que pondría en él: "Os doy mi vida a cambio de un pendiente de plata".

Y ahora me voy, porque se ha levantado un viento frío, uno que conozco bien y que ya se ha llevado con él muchas cosas... parece querer llevarse también este espacio. Espero que no.

Besos.

Manqueospese dijo...

Diógenes. No pongas al destino como excusa. Estoy con Belén y creo que el destino lo hace cada uno.

Si esa es tu decisión, no cabe otra cosa que respetarla.

Como dijo Truman... "Por si no nos vemos luego, buenos días, buenas tardes y buenas noches..."

Un abrazo.

DIÓGENES dijo...

Belén, Manqueospese... no, no creo en el destino. Pero existe.

Prefiero creer en la definición griega de Arturo, como, la parte. Esa parte que nos toca vivir a cada uno.

Llamadle equís. Es igual.

Si el destino lo hacemos nosotros pero por otro lado es independiente del querer y del deseo, hablamos de cosas distintas...

El caso, es que no doy por finiquitado nada, pero tampoco me obligo a nada, destino, deseo de hacerlo así, núcleo emocional.

Llamadlo "Y", para que no se mezcle con la otra variable.

ES algo más trivial, más sencillo... falta de tiempo.

El viento siempre es frío, Yolanda, sobre todo si te gusta frío. Pero el viento nunca es igual. Es imposible que el viento que sopla ahora, sea el de antaño. No quiero, no temas.

El blog quedará abierto, quizás don factum o doña cuaresma cambiará el escenario o los tiempos, pero de momento quedaré así.

Soy agradecido, no penséis mal.

Este nexo no existiría si no es por vosotros.

No finiquito por tanto, sino que sólo aviso que no podré ser tan asiduo. Sólo eso. Perdonadme.

He elegido continuar en el otro lar. Ya os he dicho dónde.

Pendragón no desaparecerá de nuevo, Yolanda. Entre otras cosas porque no sabe dónde meterse. Me tenéis localizado en esas llaves de correo.

Pues eso, destino o no destino. Pero trágico en absoluto. Os lo aseguro.

Besos y abrazos, como siempre.

Lula dijo...

Un beso allá donde estés y donde vayas.

Mercedes dijo...

Diogenes: un regalo atrasado del dia de San Fermín.
"No dejes que termine el día sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte, que es casi un deber. No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario. No dejes de creer que las palabras y las poesías sí pueden cambiar el mundo. Pase lo que pase nuestra esencia está intacta. Somos seres llenos de pasión. La vida es desierto y oasis. Nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia. Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa. Tú puedes aportar una estrofa. No dejes nunca de soñar, porque en sueños e libre el hombre". Walt Whitman.

curiosísima dijo...

... y sobre todo, no dejes de vivir realidades por estar pegado y pendiente de un ordenador que al final y muchas veces (no todas) solo queda en las nubes o al lado de las borrajas.

Besazos

DIÓGENES dijo...

Lula... un beso es un beso, incluso en la distancia. Me lo quedo.

Mercedes, qué decir que no sepas. Sin duda me conoces, quizás, mejor que yo. Muy pocas Mercedes conocen mi relación con ese santo. Intentaré seguir siendo el protagonista de mi propia historia. Qué menos. En cuanto a soñar... sé que el día que no sueñe, estaré muerto. Gracias por el regalo.

Curiosísima, intentaré quedarme mirando las borrajas... y me alimentaré de ellas. Sé está bien, viendo pasar...

una mujer dijo...

allí estaremos