Mi lista de blogs

miércoles, 26 de septiembre de 2007

LA SEDUCCIÓN...


La edad tiene la templanza, la regala a quien quiere cogerla, y se esconde para los temerarios, los deshonestos, los que hacen daño...

La seducción es un arte para quien se propone que lo sea... cuando es intencionada con un buen fin, no tiene problema... pero cuando la seducción es sinónimo de conquista, de una hacerla mía, como una meta, para disfrutar la voluptuosidad de la misma, endulzando nuestra mente, para después despreciar lo regalado... es entonces, cuando esta seducción se convierte en una maldad, en una mala arte, en un desprecio a quien tenemos delante, y que por maquiavélicas intenciones nos regala todo lo que es, nos da todo su amor, nos baja las barreras de sus sentimientos... ¿y para qué?... para que el seductor se sienta ancho, con altivo pero enfermo deseo, y en el fondo sea una de las mayores vilezas que da la vida...

Pero hay otra seducción más ingenua, una seducción que no se hace, pero se percibe desde fuera...

Cuando se comete el error de traspasarla, de ser seductor cuando se cree que el sentimiento es claro, cuando piensas en las cosas son ciertas en nuestros corazones, y que no hay intención de daño mutuo, digo yo... ¿dónde está la frontera?... yo, no lo sé...

No hay nada claro en el deseo, en los sentimientos... no hay barreras que valgan aunque se dejen muy claras, aunque creamos tenerlas muy claras... no las hay... son todos vagos engaños hacia nosotros mismos, sin maldad, sin intención de dañar... pero sabed... que la seducción existe... está en cualquier palabra, en el brillo de una mirada, en una sonrisa... en cualquier gesto de los que pensamos somos dueños del alma.

4 comentarios:

Gabi dijo...

Hola Diógenes:
Me gusta el blog y me llama la atención la pintura de la derecha. ¿Conoces el autor y la época o escuela? Me gustaría saberlo, si le pudieras poner los datos en pequeñito por algún lado sería interesante.
Te diré que en lo personal no he necesitado de la edad para tener esa ‘templanza’ que mencionas, siempre he sabido lo que he querido pero no he tenido suerte, ya no es mi culpa. Y lo que sucede es que hay jóvenes muy maduros y personas no tan jóvenes muy inmaduras. En lo personal en mi vocabulario no existe la palabra ‘seducción’ esta actitud no va conmigo solo si la asocias con la conquista del ser amado. Un saludo.

DIÓGENES dijo...

Hola Gabi...

No sé a dónde nos llevará este blog... de momento hay ilusión, ya veremos... gracias.

La templazan en ocasiones es innata, en otras aprendida, y casi siempre se gana con la experiencia...

Haces bien en no guardarte para ti, la palabra seducción... tu deseo la desconocerá, tus pensamientos nunca la utilizarán... y creo que así, serás realmente tú.

La suerte, ni nos abandona ni aparece... pero existe... y te deseo toda...

Pero espera tu suerte viviendo... no con esperanza... la esperanza si que no existe...

En cuanto al cuadro... te contesto en el otro mensaje... y pongo el título debajo del cuadro...

Gracias.

Gabi dijo...

Diógenes y aclaro que Gabi viene de Gabriela, porque en este mundo de gente con la mente muy volada...que se van por las ramas...
Por eso creo que me voy a retirar y no creo que vuelva a entrar más. Un saludo y suerte con tu blog.

Gabi dijo...

Diógenes yo también te deseo suerte pero más que todo ser mejor persona.
Por cierto me gusta mucho lo educado que has sido conmigo que solo a mi me has dado los "buenos días"... me he sentido 'privilegiada' ¿a qué se deberá Dió?...
La ingeligencia no debe de usarse para tratar mal a los demás sino para ayudar a los demás a ser mejor personas.
Te deseo todo tipo de suerte con tu inteligencia que te ayuda a descubrir tantas y tantas cosas que a veces la gente cree que no lo vamos a hacer quizá?
Lo piensas tu asî?
Un saludo y te deseo que continúes creciendo como persona.
Por cierto ya te avisé que será de las pocas veces que vuelva a frecuentar tu blog en la otra entrada.
Otro saludo.:)