Mi lista de blogs

viernes, 28 de septiembre de 2007

DROGAS INVENTADAS

Ayer hablábamos de un conocido que desapareció, que vivió intensamente, y poco... y debatíamos, desde la ignorancia de los que no saben de las vidas ajenas, si nosotros, hubiéramos preferido su vida...

Consumía cocaína... era, según decían, un amante interminable... siempre le veías con unas chicas de órdago, con las que compartían el deseado encuentro... ¡Qué envidia le teníamos!...

Nos hablaba de hasta seis culminaciones seguidas, y sabíamos que era sincero...

Hoy, no creo que lea esto... es mas, no puede leerlo. Vivió tan intensamente que no creo que mi vida sea tan intensa como la de él... quiero pensar que eligió esa vida... la consumió... y se fue...

No, nunca he tenido experiencia en ese campo...

Para mí... la mejor forma de vivir la vida, es vivirla sin que te viva a ti...

Hacer depender tu vida de algo que destruirá tu independencia... no creo que sea lo adecuado...

Aunque... hoy día hay muchas drogas...

Hay quien se droga con una vida monótona, insípida...

Hay quien hipoteca su vida con alguien que no ama...

Hay quien se deja vivir la vida... y permanece inerte... expectante...

Hay quien está tan drogado con su trabajo... que olvida el vivir... el amar a quien está a su lado...

7 comentarios:

gabi dijo...

Vida monótona e insípida… eso no se sabe, que para lo que a unos nos hace felices a otros ni siquiera llama la atención.
Y en cuanto a que hay quienes están tan drogados con su trabajo que olvidan el vivir y amar a quien está a su lado estoy de acuerdo, solo con la salvedad de que no siempre es a quien ‘está a su lado’ sino ‘a quien aman’ o ‘a quien les ama’.
Nolvides el nombre de la hermosa pintura, imagino que es Diógenes pero ¿y de qué autor o escuela? Gracias.
Otro saludo.

DIÓGENES dijo...

Buenos días Gabi...

Vidas monótonas e insípidas... en cualquier caso son vidas no vividas por uno mismo, o vidas tristes, olvidadas... almas vegetales resignadas a la nada... o regaladas a alguién muy cercano, para que nos la viva...

El autor, no puede ser más que romántico... Jean-Léon Gérome, 1860... pintor francés que amaba lo mitológico y lo oriental...

Gracias a ti...

Un saludo.

Gabi dijo...

Diógenes Buenas tardes...

Insisto que ¿cómo puedes tu saber si los otros viven vidas insípidas?
Me parece que más hablas desde algún pequeño disgusto.

Tu blog puede ser para mi maravilloso y para otro insípido y tu vida triste por hacer este blog y para mi alegre en fin las vidas personales ajenas tampoco es que me interesen ni creo que nos deban interesar ni importen más que para ayudarles si los solicitaran.

Un saludo.

DIÓGENES dijo...

Hola Gabi...

He leído antes el comentario de la otra entrada... y pensaba que te habías ido...

Te diré que cuando quiera hablar en primera persona, seré valiente en decirlo... no temas... no habrá engaño...

En cuanto a tu pregunta, de cómo puedo saber si los demás viven vidas insípidas... no tengo mas que escuchar... he escuchado mucho y no me he inventado nada.

En cuanto a las vidas que me interesan... me interesan muy pocas... te lo aseguro.

Y solo me interesan cuando voluntariamente me han contado algo, para que opinara... lo demás es todo suyo... muy suyo.

Te deseo un buen fin de semana... yo te aseguro que lo intentaré disfrutar como si fuera el último de mi vida... es cuestión de felicidad.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Hola Diógenes. Me alegro de que hayas encontrado un retiro dónde explayarte a gusto.

Yo puedo decir que desde siempre dije que si no quería depender de alguien, menos de una cosa. Fumo porros, pero cuando quiero y tengo, que no siempre sucede a la vez. Y si los fumo es porque me hace pensar, me abre la mente de una manera inexplicable. De hecho no me deja concentrarme en otra cosa salvo en mis propios pensamientos.

No siempre fue así, muchas veces fue por el mero placer de envolverme en una nube y dejar de pensar, lo contrario de lo que me pasa ahora.

Supongo que todas las drogas es lo que tienen, que sirven a un fin, que las utilizamos para situaciones especiales en las que necesitamos aumentar determinados aspectos de nosotros mismos. O simplemente para olvidar. O no pensar. O incluso, muchos las necesitan para vivir, porque sin ellas piensan que no serán capaces de levantarse por las mañanas. Supongo que todo tiene que ver con el miedo a la realidad. A nosotros mismos. A las expectativas no cumplidas.

Engancharse a drogas más terrenales es algo común, todos nos enganchamos a situaciones que pensamos reales sin serlo. Pero con esto pasa como con las drogas comunes, hasta que la persona no se da cuenta, hasta que la persona no pide ayuda, no se puede hacer nada. Todo depende de uno mismo al final. Como la vida.

Un beso.

L.I.A.

DIÓGENES dijo...

Hola L.I.A.,

Creo que en el fondo tienes razón es miedo a la realidad... y sobretodo a intentar cambiarla... y a vivirla...

Un saludo.

HadrianusII dijo...

Original forma de empezar en el blog. Me lo leeré aunque todo él, me llevará su tiempo. Con más de 70años, lo curioso es que solo tengo tiempo y algo de experiencia. Cuanto más tiempo has consumido de la vida, cada día, lo que más te sobra es tiempo. Curiosa paradoja.