Mi lista de blogs

lunes, 8 de septiembre de 2008

CARTA III


Estimado Diógenes,

Dieciocho días llevaba navegando cuando vi tierra. Mas cuando ya mis pies soñaban con distinto suelo que no fuera de madera vino el de siempre, Poseidón, que con sus mismas tormentas me arrojó a las aguas. No sé si alguna vez viste pasar la muerte en el mar, pero el viejo marinero decía que morir en las aguas era mucho más inhumano. El decapitado muere una vez, más el marinero zozobrado muere dos, una cuando se hunde, y otra ahogado.

Gracias a aquella extraña ninfa marina, Leucotea, y su velo inmortal, logré alcanzar la playa. Por mis propios medios no podría haber estado dos días esperando la orilla y me habría encontrado cansado, casi inerte, o esperando la muerte del suicida.

Aqueos y troyanos morían igual. Aqueos y troyanos, deseaban la muerte de distinta manera, independientemente de sus banderas.

Muchos lamentos he oído pidiendo la salvación, en la vida, entre cuerpos mutilados que yacían en el campo después de la batalla. Algunos también he oído pidiendo que les ayudara a morir.

Dime tu Proteo, a la orilla de tu reino, quién tiene razón, quién puede decidir por su propia muerte.

¿Debemos dejar a Ares y sus leyes de la guerra que decida por nosotros?

¿Debemos dejarnos morir por la ira de los dioses que encendió Prometeo, sin hacer nada?

Es triste ver morir a tu amada, a tu amigo. Muy triste es oír que te pidan la muerte.

Qué fácil es para los dioses el destino.

Cansado estoy ya en la costa de Esqueria, rodeado de olivos y acebuches… una cama de hojas me he hecho.

Cuídate.

NADIE.

9 comentarios:

Yolanda dijo...

¿Pero que haces metido en una guerra? Como sigas dando tantas vueltas vas a llegar a Itaca para las uvas.

Anda, tira para casa y deja de jugar al soldadito valiente :P

http://es.youtube.com/watch?v=clwjlllEKUo

Besos pacíficos y pacifistas :)

Ana Ortiz dijo...

A veces Poseidon nos avate las naves aún lejos de la costa.

QUé pluma tienes!, me han gustado mucho estas cartas.

DIÓGENES dijo...

Yolanda, llegar a Itaca... sí, habrá que llegar algún día...

Ana, lejos de la costa... es una forma de verse sólo ante ciertas cosas... (Estoy deseando encontrarme cara a cara con Poseidón)

Besos a las dos... (y a las tres)

María dijo...

DIÓGENES:

Hacía mucho que no me pasaba por tu blog, sigues escribiendo con pluma de diamante, eres un fenómeno.

Un beso.

ARTURO dijo...

La procrastinación (perdón por la palabra), nos lleva siempre a dejar las cosas para el último momento. En la vida, Poseidón nos tira nuestras naves con más frecuencia de la que pensamos. Nos asusta pensar que nuestros proyectos no puedan salir adelante. Esto nos paraliza y nos lleva a afrontar los actos muchas veces en el último momento o en la última oportunidad. Somos los señores de nuestro destino y tanto si queremos hacer una cosa como si no, somos nosotros quienes tomamos nuestras decisiones. Le época del mito ya pasó; aunque algunos se empeñen en que no pasé. Estimado Diógenes: Decide de una vez llegar a Ítaca ya que contra más tiempo pase, más trabajo te va a costar regresar (ya sabes la maldita procrastinación...)
Un saludo para todos.

Odiseo de Saturnalia dijo...

María, se lo diré a Diógenes... pero no te creerá.

Arturo, me encanta leer tus comentarios. Creo que todos viajamos a una Ítaca. Es parte del camino. Y no consiste en tener prisa en regresar, porque en el fondo nunca sabemos en la vida si vamos o regresamos... seguiré mirando al horizonte y quedándome con el momento, prefiero ser el rey de un instante a ser rey de una Ítaca a la cual nunca llegue.

Besos y abrazos.

María dijo...

Desde Septiembre sin pasar página Diógenes ¡esto es increíble! ¡cómo descansas últimamente! de todas formas espero que Odiseo te lo comunique porque a tí no se te ve el pelo, mucho más se le ve a Odiseo y es que acabo de visitar su blog pero me quedé muda con su post y no pude dejarle ni "mu" jajaja.

Un beso para tí Diógenes y otro para Odiseo.

María dijo...

Felices fiestas Diógenes, te deseo lo mejor para estos días y para siempre.

Mira que nunca me acuerdo del enlace de tu amigo Odiseo y quiero agregarle en un nuevo enlace de mi blog y no recuerdo el título de su blog, espero que me ayudes.

Un beso.

María dijo...

Solucionado jajaja que aquí hay un comentario de él, allá voy.